*

Online

Romper con todas las estructuras

Hay cada vez más ejemplos exitosos de empresas horizontales que cambiaron totalmente el paradigma jerárquico. ¿Cómo funciona este esquema de organizaciones más planas y sin tantos mandos intermedios?

Por MARIANO WOLFSON - 16 de Septiembre 2019
Romper con todas las estructuras

El concepto de empresas horizontales describe la tendencia a diseñar organizaciones más planas, menos burocráticas y sin tantos mandos intermedios. La meta sería obtener más flexibilidad en el manejo operativo y mayor velocidad en la toma de decisiones. El organigrama de estas firmas no presenta el diseño piramidal habitual, sino que está estructurado en base a roles y a cómo se conectan las distintas funciones. "En realidad la coordinación horizontal y la transformación digital van de la mano. Esta última hace que la burocracia sea mucho menor porque en los hechos en las empresas hay menos gente y es necesario que cada uno se arregle por su cuenta. Pero además la organización horizontal habilita circuitos de flujo de la información y de las ideas que hacen más lugar a la posibilidad de innovar", señala Rubén Heinemann, director de Wesearch. Bajo este modelo "aquellos que son colaboradores ya no dependen del ´padre gerente´ -agrega Heinemann-. Obviamente siempre terminan reportando a alguien, pero una vez que están dadas las indicaciones para un trabajo, así que deben manejarse con eso. Y al no tener que pedir permiso específico para cada tarea, pueden aparecer ideas que de otra manera no hubiesen surgido".

Una vez que se adaptan a esta modalidad organizativa "las personas se sienten con más libertad y trabajan mejor", sostiene Heinemann. "Por su parte al negocio le otorga mayor dinamismo y hace que todos los procesos resulten más económicos."

A descentralizar

Manas.Tech es una empresa que desarrolla software a medida para procesos de innovación y que tiene cierto reconocimiento por haber adoptado algunas pautas de `horizontalidad´. No obstante, Nicolás di Tada, fundador de la firma, dice que "el rótulo `horizontal´ me parece confuso y veo que se usa de formas muy distintas. Prefiero hablar de descentralización de ciertos procesos para generar una estructura mucho más dinámica, adaptable y creativa". En lo que concierne al organigrama, di Tada entiende que "es imposible tener una organización horizontal, a menos que esté conformada por cinco personas. Nosotros no hablamos de ` puestos` o `cargos`, ya que no creemos que una persona esté subida a un caballo que es el puesto, sino que desempeña cierto rol, por lo cual asume determinadas responsabilidades. Tenemos distintos roles, claros y repartidos; y las personas toman esos roles, pero no están atadas a ellos".

Para el fundador de Manas.Tech no existe una sola estructura organizacional que pueda aplicar de forma eficiente a cada uno de los diferentes aspectos de la vida de una organización. "Plantear una única superestructura transversal para todos los temas, no nos parece sano. Para algunas cosas por ahí conviene votar o a tomar una decisión por consenso. Pero otras cuestiones requieren miradas distintas. Es decir: en Manas no tenemos un esquema piramidal en el que alguien está `arriba´ de todo en todos los temas. Lo que hicimos fue repensar cada uno de los aspectos de la organización y decidir, con una mirada más sistémica, qué estructura era la más productiva y generaba un resultado más positivo en cada caso", comenta di Tada. Y añade: "Este sistema ofrece autonomía y flexibilidad, lo que su vez genera condiciones para que aflore la creatividad, el trabajo en equipo y la adaptabilidad a situaciones nuevas. Y otra ventaja es que al haber menos saltos o contactos individuales para llegar a hacer algo, termina habiendo más productividad y las situaciones se resuelven con más rapidez. Y luego hay menos management burocrático: de hecho al management lo vemos casi como un mal necesario: hay ciertos procesos que requieren de una intervención manual de alguien que está mirando y decidiendo cómo administrar y gestionar recursos. Pero muchas otras cosas se pueden automatizar con un sistema interno hecho a medida, o mediante un conjunto de reglas o procesos que estén claros y se puedan ejecutar fácilmente".

Empresa de pares

Gcoop es una empresa que se dedica al desarrollo de software y está organizada como cooperativa de trabajo: "Entendemos que somos una empresa horizontal. De hecho creemos que el cooperativismo es la base fundamental para construir una organización de este tipo -o una empresa de pares, como preferimos llamarla-. Las cooperativas son sociedades de personas: cada socio tiene voz y voto, sin importar la cantidad de acciones ni la antigüedad. En cambio en una empresa de otra clase (sociedad anónima, SRL, etc.) las decisiones estratégicas se toman por cantidad de acciones y finalmente se hará lo que quiera el dueño mayoritario", sostiene Pablo Vannini, socio fundador de Gcoop y profesor universitario en la Universidad Nacional de José C. Paz.

Según Vannini "a veces la idea de empresa horizontal en realidad busca solucionarle problemas al dueño de la compañía: el sentido de pertenencia que se consigue de parte de los empleados hace que resulte excelente para bajar el alto nivel de rotación que se ve por ejemplo en las firmas de software, que en muchos casos luego trae aparejado un mal servicio. Desde que Google creó la canasta de frutas hay muchas empresas que están intentando mostrar buenas condiciones de trabajo, y eso no necesariamente quiere decir horizontalidad… Para nosotros esta última pasa por tener decisión, voz y voto en todas las decisiones de la empresa -sobre la ganancias, sobre la forma de atribuir los ingresos, sobre la forma de gestionar y demás…-, y no solo en lo operativo".

Por otro lado, "lo que se hace en general es `bajarle´ al trabajador las responsabilidades que antes eran del gerente, sin darle el sueldo de tal –cuestiona Vannini-; con lo cual en realidad detrás de este concepto muchas veces hay una forma de flexibilización, y de no reconocer responsabilidades. Ahora bien, esto no quiere decir que no haya empresas horizontales que estén en una búsqueda súper interesante… La idea de horizontalidad me parece valiosa, pero hay que mirarla con cuidado".

El socio fundador de Gcoop está convencido que los circuitos que se dan en una empresa de pares "son los que mejor se adaptan a innovar: la idea de que alguien no se va a apoderar de tu invención, o de tu idea, y de que el resto te va a acompañar, es muy fuerte y genera circuitos innovadores poderosos –afirma Vannini-. De este modo las personas construyen mejores organizaciones y brindan mejores soluciones".



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas