*

Online

Llegó a EE.UU. con u$s 2,50 e inventó la estafa más grande de la historia: ganó millones

Cómo funciona la estafa y cómo hay que protegerse.

08 de Noviembre 2019
Llegó a EE.UU. con u$s 2,50 e inventó la estafa más grande de la historia: ganó millones

No son pocas las estafas relacionadas con las finanzas personales. Una de las más persistentes es la llamada "estafa piramidal" o "esquema de Ponzi". Detrás de esta estafa existe una interesante historia que comienza con un inmigrante italiano que en 1903 pasaría a la historia como el creador de "la peor estafa financiera de la historia". Carlo Ponzi llegó a los Estados Unidos con la esperanza de mejorar sus propias condiciones de vida en la llamada tierra de las oportunidades.

Tan solo 17 años después, el inmigrante italino afirmaba al periódico New York Times: "llegué a Estados Unidos con US$ 2,50 en efectivo y un millón de dólares en esperanzas. Esas esperanzas nunca me abandonaron". La historia fue inspiración incluso para el market maker y financista Bernand Madoff, condenado a 150 años de prisión por una estafa de más de US$ 64.000 millones.

Ponzi llegó a Bostón a la edad de 20 años, no hablaba inglés y no tenía ninguna habilidad destacable. Luego de varios trabajos de mesero y bachero, Ponzi consigue trabajo en un banco de Montreal en 1907 dedicado a la comunidad italiana. Luego de la quiebra del banco, Ponzi se siente desanimado y apuesta a ganar dinero fácil. Intenta falsificar un cheque que lo termina llevando a prisión varios meses.

En 1918, Ponzi recibió una carta con un International Reply Coupon. Se trata de un cupón intercambiable por una postal para enviar una carta al extranjero vía aérea y con prioridad. En este momento en Estados Unidos seguía habiendo muchos inmigrantes y Ponzi se dio cuenta que podía enviar dinero al extranjero con una moneda devaluada en relación al dólar. Así, comprados ya los cupones y enviados a Estados Unidos, para cambiarlos por sellos postales por un valor en dólares que era mayor. Luego, se venden los sellos con una ganancia que podía llegar hasta 400%.

En poco tiempo, se generó una pequeña fortuna que Ponzi utilizó para implementar su estafa financiera. Fundó la empresa Security Exchange Company en 1919 y se dedicó a buscar clientes para que inviertan en estos cupones a quienes les aseguraba que el ciclo completo duraba unos 45 días. Ponzi cumplía fielmente con su promesa y se ganó la confianza de los inversores. Llegó a manejar US$ 250.000 por día.

En un momento se empezaron a retrasar los pagos a lo que Ponzi calmó rápidamente con un adelanto de US$ 2 millones. Meses más tarde, confesó que no podía enfrentar la deuda de US$ 7 millones que tenía con sus acreedores y se cree que llegó a tener entre US$ 15 y US$ 20 millones (a día de hoy, serían alrededor de US$ 250 millones).  Ponzi terminó en la carcel en reiteradas ocasiones por intentar replicar la estafa, hasta que finalmente fue exiliado a Italia. Su vida terminó en Brasil donde murió en la pobreza a los 60 años.

¿Qué fue de la estafa Ponzi?

La forma de operación de la estafa es relativamente sencilla: promesas de grandes retornos que se cumplen a costas de la salud de la propia inversión, cashout y banca rota para los inversionistas. Es por esto que la modalidad acabó replicándose de diversas maneras.

En la Argentina se llegó a replicar a través de WhatsApp y su última iteración fue la llamada Flor de la abundancia. Se trataba de un sistema divido por etapas, 

 Las personas que quieren ser parte deben depositar una cifra de dinero equis en la cuenta del beneficiario (etapa 4). Por estas latitudes, el número promedio está entre $1.500 y $3.000.

 Son aquellos que pusieron plata deben atraer a dos personas más para “subir al siguiente nivel”.  Se trata de las dos personas que están a la espera de que quien está en el nivel superior cobre para ocupar su lugar, mientras puede seguir sumando gente.

La persona que recibe el depósito de los ocho interesados. Así, recupera la inversión inicial.

Una vez que los “etapa 1” depositan a quien es “etapa 4”, este último se retira y “la flor de la abundancia” queda completa. Luego, el circulo se divide en dos, por lo que hay que reclutar nuevamente ocho personas que para “la flor” funcione.

 Todo el tiempo hacen falta nuevos “donantes” para no quedar del lado de los estafados. Así, cada vez que uno sube de nivel, otras siete personas quedan “boyando” a la espera de subir ellas mismas al máximo nivel. Eventualmente, al quedarse sin interesados (y esto va a pasar siempre), la cadena se rompe y queda un tendal de perdedores. Gráficamente, si la flor o mándala se “reproduce” 10 veces, solo habría 10 ganadores y 70 estafados.

También se conoció un caso similar pero relacionado a la venta de pasajes de cruceros de lujo.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas