Online

Coronavirus: crearon un efectivo sistema de limpieza y desinfección con esta impensada herramienta

El sistema fue desarrollado por un grupo de científicos locales. De qué se trata, cómo aprovecharlo y cuál es su disponibilidad.

04 de Junio 2020

La pandemia global de coronavirus COVID-19 generó que miles de profesionales de la salud y científicos trabajaran contra reloj en diferentes métodos que permitieran combatir de una mejor forma el virus mientras se aguarda por la creación de la vacuna definitiva.

En ese contexto, un grupo de científicos local desarrollo un servicio constituido por dos etapas para alcanzar la desinfección total de cualquier ambiente ante la posible presencia de COVID-19.

El sistema permite que las empresas y negocios se encuentren listos para cuando las autoridades dispongan la finalización de la cuarentena y la reapertura de los distintos locales y empresas.

El servicio consta de dos etapas: el control de limpieza del espacio, y la desinfección y se lleva adelante medienta tiras reactivas que garantizan la efectividad del procesos y que se encuentran provistas de peróxido de hidrógeno. Sí, agua oxigenada apareció en escena en la lucha contra el COVID-19 de una forma determinante.

¿De qué se trata?

En la comunidad científica el peróxido de hidrógeno es popular por ser un poderoso oxidante. Utilizado hace décadas para desinfectar, en general se conoce su versión doméstica, pero hay versiones más potentes con fórmulas especiales que se usan para desinfectar ambientes más complejos como quirófanos, laboratorios microbiológicos, cabinas para virus, equipos industriales, oficinas, medios de transportes, gimnasios, entre otros.

Actualmente, el peróxido de hidrógeno (o agua oxigenada) se encuentra en bajas concentraciones (del 3 al 9 %) en muchos productos domésticos para usos medicinales y como blanqueador de vestimentas y el cabello.

Asimismo, se utiliza como aséptico general (se aplica a heridas) y también como desinfectante de alto nivel, ya que tiene la capacidad de eliminar hongos, bacterias, virus y también esporas bacterianas muy resistentes.

Incluso, para potenciar su uso, se le suelen sumar elementos que estimulan su acción y lo hacen más duradero en el ambiente tratado.

¿Qué pasa en el país?

En la Argentina, por ejemplo, se utiliza una presentación ya probada en el sector hospitalario.

En lo que se refiere a COVID-19, está incluida en la lista N emitida por la EPA (Environmental Protection Agency, Agencia de Protección Ambiental de EEUU) para desinfección del virus.

Existen publicaciones que confirman que el producto utilizado es efectivo para eliminar el 99,99% de esporas de Clostridium difficile, microorganismo que provoca infecciones intrahospitalarias y que es muchísimo más resistente que SARS-CoV-2. Este producto además es efectivo contra otros virus como el ébola, H1N1 (gripe porcina), H5N1 (gripe aviar), entre otros”, remarcó Catalina Romano, especialista en bioseguridad y Directora de la Carrera de Especialización en Seguridad e Higiene en el Ámbito Laboral de la Facultad de Ciencias y Exactas Naturales de la Universidad de Buenos Aires.

Romano detalló que el peróxido de hidrógeno “oxida grupos funcionales de macromoléculas y en fase gaseosa, genera radicales libres muy reactivos que atacan la membrana celular del microorganismo, se unen a enzimas intracelulares desnaturalizándolas y se adhieren al ADN y ARN, destruyéndolo”. “En aplicaciones como la testeada, se agregan algunos elementos para potenciar su acción y para que dure más tiempo en el ambiente”, añadió.

El sistema creado

Con los antecedentes de la EPA y del Centro para Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), de los Estados Unidos, la aprobación de la ANMAT en la Argentina y los estudios testeados en la UBA, la compañía Benito Roggio Ambiental (BRa) -reconocida por sus servicios de gestión y valorización dae residuos- implementó un sistema de nebulización de peróxido de hidrógeno que a diferencia de otras tecnologías, garantiza ambientes y espacios de trabajo seguros.

El servicio consta de dos etapas: el control de limpieza del espacio, y la desinfección. Una de las ventajas que tiene es que luego de realizar la limpieza podemos verificarla numéricamente”, detalló Rodrigo Pontiggia, gerente de Desarrollo e Innovación de BRa.

Pontiggia, doctor en Química Biológica, puntualizó que “eso se realiza hisopando las superficies del ambiente, contamos con equipos de luminiscencia portátil que permiten controlar en minutos si están limpias”.

Este es el primer paso para luego proceder a la desinfección. Esta técnica de control es muy utilizada en la industria alimenticia y farmacéutica, pero también sirve para validar la limpieza de otros espacios como bancos/cajeros automáticos, geriátricos, hoteles, restaurantes, colegios, oficinas, lugares abiertos que ajustan sus protocolos sanitarios o se preparan para el regreso. No es posible desinfectar un ambiente si previamente no se realiza una limpieza adecuada”, remarcó.

El resto del proceso

Una vez verificada la limpieza se procede a realizar la desinfección. “El peróxido de hidrógeno, a diferencia de muchos otros desinfectantes, puede aplicarse mediante una niebla seca, que está formada por gotas muy finas que cubren todo el volumen del ambiente”, precisó.

Pontiggia resaltó la importancia de la metodología de aplicación que utiliza el equipo con el que trabaja Bra.

Asegura que se desinfecta todo lo que está contenido en la sala, sin necesidad que alguien tenga que pasar un trapo, y utilizamos tiras reactivas que cambian de color cuando se llega a la concentración necesaria, indicando que el peróxido de hidrogeno llegó a todos los rincones”, detalló.

En ese sentido, de todos los métodos y elementos existentes hoy para lograr una desinfección, el vapor de peróxido de hidrógeno es la tecnología desinfectante más versátil, limpia y que además garantiza la salud, seguridad de las personas y la protección del ambiente certificado por EPA y registrado en ANMAT.

Sobre el costo del proceso

El servicio se cobra por m3 desinfectado, pero el costo es variable. “Se determina luego de una visita técnica en la que se evalúan los m3 totales, la cantidad de ambientes a desinfectar, la frecuencia del servicio”, expresó Pontiggia.

El desarrollo del servicio llevó dos meses a los técnico de Bra.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas