Online

China mintió: el análisis de Harvard que revela cuándo empezó el brote de verdad (no fue en enero)

Harvard analizó imágenes satelitales y búsquedas chinas y sugieren que la pandemia comenzó en agosto. 

10 de Junio 2020
China mintió: el análisis de Harvard que revela cuándo empezó el brote de verdad (no fue en enero)

Datos de búsqueda por satélite y tendencias de Internet sugieren que el COVID-19 empezó a propagarse en agosto de 2019 en Wuhan, China. El estudio fue realizado por Harvard: analizaron el tráfico en seis hospitales importantes de Wuhan y constataron un aumento en el segundo semestre de 2019.

Cuando analizaron las búsquedas de Internet encontraron un pico de búsquedas en síntomas como “tos” y “diarrea”, hoy asociados al COVID-19. En Wuhan, las personas comenzaron a buscar información en línea sobre estos síntomas para saber cómo tratarlos. Por esta razón, el motor de búsqueda chino “Baidu” confirmó un pico de búsquedas único en las palabras claves “tos” y “diarrea” desde mediados de agosto 2019.

Sin embargo, según datos oficiales del Gobierno de China, el primer caso de COVID-19 fue el 17 de noviembre de 2019. Además, el motor de búsqueda “Baidu” y redes sociales como WeChat notaron un aumento en el uso palabras como “SARS”, “falta de aliento”, “disnea”, entre otras.

Según 111 imágenes satelitales analizadas por la Universidad de Harvard, los residentes de Wuhan, China comenzaron a acudir a los principales hospitales de la cuidad en agosto de 2019. También corroboraron un aumento en el tráfico entre septiembre y octubre del año pasado.

Según las imágenes satelitales analizadas, los estacionamientos de los hospitales estaban parcialmente ocupados. Según ABC, algunos hospitales de la ciudad de Wuhan aseguran un aumento de 90% en el tráfico con respecto al mismo período en 2018.

La voz de los investigadores

"En todos los hospitales más grandes de Wuhan, medimos el tráfico más alto que hemos visto en más de dos años durante el período de septiembre a diciembre de 2019", explica Tom Diamond, presidente de Remote Sensing Metrics, analizó los datos satelitales y trabajó junto a los investigadores de la Universidad de Harvard. "Nuestra empresa está acostumbrada a medir pequeños cambios, como un crecimiento del 2% al 3% en un estacionamiento de Cabella o Wal-Mart. Ese no fue el caso aquí. Aquí hay una tendencia muy clara", agregó.

Según los investigadores, es claro que el virus se extendió antes de que fuese reconocido y reportado por la OMS.

El uso de datos de satélites y motores de búsqueda para rastrear nuevos brotes de enfermedades "es una idea interesante con cierta validez", dijo a la agencia Reuters, Paul Digard, presidente de virología de la Universidad de Edimburgo.

La Universidad de Harvard presentó su estudio a la revista Nature Digital Medicine y se encuentra bajo revisión por pares, según ABC.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas