*

Negocios

Mariano Wechsler: “aprendan a programar porque falta gente”

El CEO de Digital House enfatizó que la transformación digital es un camino difícil pero posible durante la primera Mesa de Innovación en Seguros e Insurtech, organizada por El Cronista, Apertura y Superintendencia de Seguros de la Nación.

11 de Octubre 2019
Mariano Wechsler: “aprendan a programar porque falta gente”

Muchas de las compañías instaladas en el país atraviesan un período difícil. No solo por la crisis económica que atraviesa la Argentina y la incertidumbre que suele generar una elección presidencial. Son muchas las empresas que iniciaron la mentada transformación digital pero se encuentran en problemas para implementarla.

Mariano Wechsler, CEO de Digital House, enfatizó que “la transformación digital necesita tiempo, pero es posible”, y aconsejó a los jóvenes y a personas de cualquier edad con ganas a que “aprendan a programar”.

En el transcurso de la 1º Mesa de Innovación en Seguros e Insurtech, organizada por El Cronista, Apertura y Superintendencia de Seguros de la Nación, el ejecutivo instó a los presentes a que “aprendan a programar porque falta gente” en las compañías en áreas específicas que tendrán un gran desarrollo en el transcurso de los próximos años.

Hay un montón de sillas vacías que podrían estar generando valor. Nosotros empezamos tarde. Esto lo tendríamos que haber iniciado hace 30 años”, graficó

Resaltó que “transformación digital es en realidad un mal nombre". “La gente piensa en hardware, software cuando en realidad la transformación es cultural. Las empresas digitales trabajan de otra forma”, sostuvo.

Recordó la antigua forma en la cual una persona cualquiera necesitaba salir a comprar lo que necesitaba viajando en auto, yendo al local, y esperar un buen trato. “Hoy a Frávega y Garbarino solo lo separan diez teclas”, remarcó Wechsler.

En ese sentido, consideró que todas las empresas tienen el mismo objetivo: tratar de sobrevivir en un ecosistema en el que hace las cosas mejor consigue llevar la mayor parte de público.

Explicó que el negocio digital se basa en la tenencia de los datos. Lo usamos como parte del negocio. Contó que, por ejemplo, la compañía Rappi obtuvo una financiación de $ 1000 millones por parte de Softbank, pero no por su negocio de delivery.

Lo que importa en realidad es el planeta de los datos. Ahora saben que comen, como se llaman, cuáles son sus edades. Ese es el negocio”, ejemplificó.

Por otro lado, Wechsler remarcó que “hay que probar cosas nuevas" y también "equivocarse". Hoy las compañías grandes ven como amenaza a dos pibes en un co-working. ¿Por qué? Por regulación y una cuestión cultural. En general, en las compañías no probamos cosas porque no nos podemos equivocar”, comentó.

Para el ejecutivo de Digital House, en las empresas las personas “trabaja para que no las echen”. “¿Me echaron ayer? ¿No? Entonces repito. Los chicos del co-working no tienen ese miedo porque están ya jugados”, subrayó.

Por tal motivo, consideró que las grandes compañías tienen que hacer que sus trabajadores se puedan equivocar para mejorar y aprender. “De esa es la única forma de generar valor”, remarcó.

En su discurso, mostró un breve video que tenía a Jeff Bezos de joven y qué respondía cuando le preguntaban 'cuál era la misión de Amazon’, empresa que fundó.

Lo odio. Primero porque lo logró. Y también porque en un solo un minuto y 34 segundos explica qué es la industria tecnológica y digital. Qué es el Customer Centricity (dirigir una empresa pensada en el cliente) ¿qué hago’ escucho…saben todo lo que hacemos dentro de la plataforma”, explicó.

Luego precisó las diferencias entre el antiguo Ciclo Formal de producción y el actual Ciclo de Vida Ágil.

“Este último método hizo que armáramos equipos multidisciplinarios, constantes, y escuchar al mercado para ver hacia donde moverse. Permite aceptar el cambio”, detalló.

Por último, contó una anécdota de Marcos Galperin en la cual decidió ponerse a trabajar durante siete años en el área de Producto para mejorar el sitio de e-commerce Mercado Libre, tras recibir por casualidad duras críticas de un taxista que había tenido problemas a la hora de usar la plataforma.

“Agarró todas sus cosas, se fue al área de Producto y estuvo 7 años. En algún momento, cuando le preguntaron por qué lo había hecho, aseveró ‘que me amen 7 banqueros me tienen sin cuidado, pero si me aman millones de tacheros y gente de otras profesiones, los banqueros también me amarán”, detalló Wechsler.

Contó que el surgimiento de Mercado Pago también tuvo el mismo fin que el de Rappi. “Mercado Libre sabía todo lo que pasaba dentro de la plataforma, pero ahora también sabe qué hace el usuario afuera de ella. Donde cargo nafta, con qué frecuencia, entre otros datos. No le interesaban las comisiones de los bancos”, graficó.

No obstante, también alertó que “la parte preocupante de la generación de datos es que después hay que procesarlos”.

Todas las empresas digitales tienen un propósito. Tenemos que cambiar lo que venimos haciendo desde hace muchos años. Armar pequeñas células de trabajo y dejarlas trabajar. Con tiempo. Habrá pifias, se irá probando, pero será para crecer”, destacó.

Las escaleras para pasar de un lado al otro son gigantes. Pero es posible. Transformar de forma ágil toda una compañía gigante para cambiar su cultura es lo que en definitiva la va a acercar al Customer Centricity y al trabajo con los datos”, resaltó.

Digital House es un espacio para transmitir ideas digitales y para aprender a programar. “Hacemos software hace 20 años. Actualmente, tocamos cosas que creamos. Tenemos calculado que 17 millones de personas tocan algo que nosotros tuvimos en la cabeza algún tiempo atrás”, completó.



¿Te gustó la nota?

Notas Relacionadas