Negocios

Glovo se va de la Argentina y sigue la sangría de empresas que cierran operaciones en el país

La empresa de origen español, que se había hecho de una startup argentina para hacer pie en el país en 2018, habría vendido sus operaciones a la empresa detrás de PedidosYa, Delivery Hero, por 230 millones de euros.  

16 de Septiembre 2020
Glovo se va de la Argentina y sigue la sangría de empresas que cierran operaciones en el país

La empresa de delivery online Glovo, de origen español, anunció hoy por la tarde a través de su aplicación que cerrará sus operaciones en el país. En concreto, la firma --que había comprado las operaciones de una pequeña startup argentina de delivery para hacer pie en la Argentina en 2018-- venderá sus operaciones a la empresa dueña de PedidosYa, Delivery Hero, por 230 millones de euros

De acuerdo con un comunicado emitido, tomó la decisión para “enfocar los recursos en otros mercados en donde cuenta con una posición de liderazgo”. La compañía española se convierte en la última en anunciar su salida, pero muchas otras firmas lo hicieron este año, entre ellas, Latam, Falabella y Norwegian. 

“Estimado (a), nos dirigimos a ti para comunicarte que Glovo ha tomado la decisión de cerrar sus operaciones Argentina en las próximas semanas. Esto ha sido una decisión de la compañía para enfocar los recursos en otros mercados en donde Glovo cuenta con una posición de liderazgo en el mercado”, informó en un escrito. En la misma línea, confirmaron que se abonaran la totalidad de los pagos pendientes a los trabajadores de la plataforma.

Algo similar había ocurrido con la decisión de la compañía de retirarse de mercados clave latinoamericanos hace unos meses: se había ido de Uruguay, Puerto Rico, Egipto y Turquía y ya había hecho lo propio en Brasil y y Chile en 2019. En ese momento, habían dicho que les interesaba el mercado argentino por sobre otros, teniendo en cuenta que eran uno de los tres líderes del segmento que domina el unicornio colombiano Rappi y PedidosYa. 

Particularmente, la estrategia de la compañía en 2020 era la de enfocarse en las regiones en donde es líder del segmento, para así aumentar su rentabilidad y consolidar su posición. En ese momento, consideraban a la Argentina uno de los mercados más importantes en términos de rentabilidad y el segundo más relevante de América latina, después de Perú, según le explicó la filial local de la empresa a El Cronista. En medio de un contexto macroeconómico complejo, la firma había duplicado en 2019 las órdenes entregadas a nivel local en comparación con el año anterior, alcanzando los 10.000 tíckets mensuales. En Argentina operaba en 8 ciudades: Capital Federal; Buenos Aires (GBA Norte, GBA Oeste, GBA Sur, La Plata, Mar del Plata y Bahía Blanca), Santa Fe (Rosario y Santa Fe); Córdoba, Mendoza, Neuquén, Salta.

Las razones para cerrar las operaciones en el país son varias y diversas. Se puede especular respecto la competencia, ya que en el caso de Uruguay, al mismo tiempo que desembarcó Glovo, también lo hicieron Rappi y Uber Eats. PedidosYa fue la pionera en las calles de Montevideo. Los cuatro players jugaron a una estrategia de "Winner takes it all" ("El ganador toma todo"), donde una prevalece sobre el resto y se queda con el negocio de esa plaza. Ante esta situación, Glovo no pude imponerse.

También puede hablarse, específicamente, del caso argentino. La regulación sobre las apps de delivery. En marzo de este año, Alberto Fernández dejó entrever cuál sería su política para con las apps de delivery. Aprovechando para pegarle a Mauricio Macri, acotó que el único empleo que había crecido durante su gestión eran las de “los chicos que repartían pizzas”. Un papel de Cecilia Todesca, hoy vicejefa de Gobierno, confirmaba la filosofía Albertista: regular, más temprano que tarde, a las apps de delivery y convertir a los “rappitenderos” y “Glovers” que hoy llenan la ciudad en trabajadores. Fuentes del Gobierno confirmaron oportunamente a Infotechnology algunos detalles del proyecto que, en principio, buscaría regular una actividad que hoy no tiene regulación alguna. Se trataría de generar una legislación que trate a los repartidores como empleados en relación de dependencia y no como emprendedores autónomos. Así, tendrían los mismos derechos que un trabajador registrado bajo esa modalidad: aguinaldos, vacaciones, obligatoriedad de ART, días de enfermedad, entre otros. La regulación es única en el mundo. Ocurre que en otros países se ha avanzado con regulaciones respecto de las apps de transporte, como Uber, o de hospedaje, como Airbnb, pero no hay todavía ningún antecedentes en el rubro del delivery. Para eso entonces, ya se contabilizan alrededor de 80.000 personas trabajando bajo esta modalidad. Las plataformas se vieron, de hecho, en el fuego cruzado de la idiosincracia argentina: en marzo de 2019 se creó, con el propósito de reclamar un piso de condiciones laborales y derechos en la actividad, la Asociación de Personal de Plataformas (APP), que gestionó ante la Secretaría de Trabajo su inscripción como organización sindical.

La adquisición

La compañía, fundada en Barcelona en 2015, confirmó que vendió su negocio en la región al operador alemán del mismo sector Delivery Hero por 230 millones de euros. El acuerdo está sujeto al cumplimiento de las condiciones precedentes y las aprobaciones regulatorias pertinentes. La venta incluye las operaciones en ocho países: Argentina, Perú, Ecuador, Panamá, Costa Rica, Honduras, Guatemala y República Dominicana. En Argentina, Panamá y República Dominicana, donde Delivery Hero ya tenía presencia, Glovo traspasará toda su actividad, clientes y socios de forma inmediata. En el resto de mercados continuará operando hasta marzo de 2021 en una transición hasta que Delivery Hero ponga en marcha su estructura. La transacción incluye 60 millones de euros en variables por objetivos en estos países durante los próximos seis meses.

Para la Argentina, esto significa que PedidosYa se queda con el negocio de Glovo en el país y la región.

Según trascendió, la empresa española vendió su cartera de operaciones, riders y clientes pero no empleados.

Noticia en desarrollo 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas