*

Negocios

Edgardo Sokolowicz, un jugador de toda la cancha

Un referente del sector falleció anoche luego de una larga lucha con el cáncer. Deja atrás muchas enseñanzas y todo su trabajo en dos de los cuatro unicornios tech argentinos. Por FLAVIO CANNILLA - Por SEBASTIÁN DE TOMA - 28 de Mayo 2018
Edgardo Sokolowicz, un jugador de toda la cancha

Hoy tenemos que dar una triste noticia: Edgardo Sokolowicz, un referente de la IT argentina, falleció ayer domingo 27 por la noche. Batalló durante años con un cancer en el cerebro pero, luego de una recaída el mes pesado, la enfermedad se llevó a este analista de Sistemas de la UTN de 51 años y 3 hijos.

Soko, como lo conocían sus amigos y conocidos, se había sumado en abril a la fintech Wenance como VP de IT y había encarado el nuevo desafío con todo el ímpetu con el que lo llevo a ser parte de los equipos que pusieron convirtieron a dos startups argentinas en unicornios tecnológicos (empresas que valen más de US$ 1.000 millones), MercadoLibre y Despegar.

El año pasado los colegas de Sokolowicz lo distinguieron con el premio el CIO a la trayectoria. De esta manera lo retrató Infotechnology en su edición 239 (agosto/2017):

Hablar con Edgardo Sokolowicz sobre sistemas es hablar sobre la vida; una vida a la que llegó por su amor a las matemáticas, pero también, por casualidad; una vida en la que supo estar varias veces en la vanguardia de la IT local, armado de una curiosidad innata y el amor por el trabajo duro. Fue esa combinación que, incluso, le permitió probarle a la mismísima Meg Whitman [N.d.R.: cofundadora de e-Bay y, hoy, CEO de HP] el valor del talento argentino. Es la misma mezcla que le dio la fuerza para, hace unos años, ganarle el pulso a una de las mayores enfermedades de la humanidad.

Sin embargo, en la charla de más de una hora con Infotechnology en julio de 2017, lo que más se percibe es la humildad de un profesional que, tras más de 30 años en el mundo de la tecnología y la informática, no quiere dejar de sorprenderse y si es en equipo, mejor. Impresiona, más cuando el track récord de este fanático hincha de Vélez alcanzaría para más de un currículum. Entre otros, piloteó el backbone informático de MercadoLibre, el marketplace más importante de la región, con presencia en 20 países, más de 166 millones de usuarios y una facturación anual de US$ 844 millones (2016). Allí también lideró el armado informático para que la firma argentina se convirtiera, en 2007, en la primera tecnológica de la región en listar en el Nasdaq.

Un año más tarde, aceptó el desafío de generar un cambio cultural sistémico en Despegar.com, dando pie a que se convirtiera en el multioperador turístico que es hoy. “En ese entonces, era un Call Center, en el cual el 95 por ciento de lo que se vendía eran vuelos y un 10 por ciento hoteles. Todo cuando el margen de los vuelos era nada versus el de los hoteles”, resumió. Durante 2017 -hasta octubre- acompañó la transformación digital de un retailer como Frávega para unir nada menos que “el mundo físico con el virtual”.  

Sin embargo, ninguna de las tres empresas, con dos unicornios incluidos, son las que más se mencionaron en la charla que se realizó en esta soleada mañana de julio, en pleno centro porteño. Es, en cambio, el caso de PeopleSoft. “Aprendí muchísimo. Era la mejor empresa de software del momento”, sintetiza. En la firma de desarrollo y arquitectura fundada en 1987, fusionada en 2003 con su rival JD Edwards, el hoy CIO a la Trayectoria trabajó 10 años; más que en cualquiera de sus otros empleadores. “Estaba adelantada 20 años al mercado”, comentó. La unión entre personas y software, que marca el nombre de la empresa, que en 2005 fue adquirida por Oracle, se convertiría también en su propia marca registrada.

“PeopleSoft me formó como gerente de Sistemas, haciendo mucho hincapié en toda el área de Recursos Humanos”, dijo y marcó el contraste con la actualidad de 2017. “Hoy, en cualquier empresa, el organigrama es muy vertical. Para mí el mejor esquema es el del círculo porque estoy en el mismo nivel que otro por más que tenga un rol distinto. Soy uno más del equipo. Eso facilita muchas cosas.”

Desde ese lugar destacó también las implementaciones que marcaron su carrera: el desarrollo e implementación de un sistema comercial en Asia (Powerbuilder), mientras trabajaba en la curtiembre Sadesa; una herramienta de implementación y testing que, desde PeopleSoft Argentina, se exportó a varios países del mundo y la migración de la operación del sitio de e-Commerce iBazar a MercadoLibre (ver “Desde la trinchera”).

Su propia llegada a la tecnología fue más fruto de la casualidad que de un plan. Con 17 años, solo sabía que le gustaba la matemática. Entre sus metas profesionales competían a la par convertirse en médico con el sueño de trabajar como preparador físico de Vélez. Sin embargo, fue la experiencia de ayudar a su hermano mayor en un mailing para empresas de turismo que terminó convenciéndolo a estudiar Sistemas. Para complementar la teoría con conocimiento de campo, no dudó en escribir 132 cartas a distintas empresas. “Agarraba la guía y me fijaba quién era el presidente de la empresa y le escribía”, recordó. El principiante ofrecía trabajar gratis para ganar experiencia. Los rechazos no tardaron.

“Guardé varias de esas cartas porque me marcaron y es un legado que aprendí de mi viejo y que quiero transmitirles a mis hijos [N.d.R.: Facundo, 14 años; Joaquín, 13, y Ramiro, 11]: no se trata de hacer ciencia sino de esfuerzo y persistencia”, definió. Terminó iniciándose en una compañía que liquidaba sueldos. “Mi trabajo era poner la resma de papel pero, mientras, anotaba todo el proceso. Un día echaron al programador y nadie sabía liquidar. Yo me fui al baño con el cuadernito, lo estudié y al salir pregunté si me dejaban intentarlo. Por suerte, al rato salieron las hojas con las liquidaciones”, rememoró.  El rumbo terminó de consolidarse cuando entró al departamento de Sistemas de la curtiembre Sadesa, donde estuvo siete años, antes de pasar a PeopleSoft.

Animarse a aprender

En cuanto al estadío de la industria que él mismo marcó, reconoce como uno de las principales deudas la falta de talento. “Hasta hace unos años, lo que hacía el mercado era robarse el talento y lo único que generaba con eso era subir el valor de los sueldos y generar un problema. Por eso, empecé a ir a los secundarios como ORT, Stella Maris y buscar al docente que se esforzaba y desafiaba a sus alumnos. Ahí buscaba talento. Y así encontré, por ejemplo, a Dani Rabinovich [N.d.R.: el hoy CTO de MercadoLibre y CIO del Año 2014]. Tenía 20 años. Lo importante es el poder de aprendizaje. Porque la cultura del trabajo no cambió; sí la dinámica. Se trata de hacer rápido para aprender rápido”, resumió en referencia al impacto que generó la tecnología en el mundo, con la movilidad como el principal agente de cambio.

A futuro, su propia hoja de ruta incluye ver llegar “la mayor implementación de su vida”, como anticipó, enigmático en momento, sobre los cambios que está ayudando a generar en el universo Frávega, que se compone de una fábrica, un banco, depósitos y 130 sucursales (y que dejaría en octubre, culpa de la enfermedad que causó ayer su deceso). Pero también hacerle tiempo a su nueva pasión: la pintura, que se convirtió en su cable a tierra. “Tener cáncer te cambia algunas cosas. Valorás mucho más las cosas chicas. Hoy, me inspira mucho ver crecer a mis hijos y poder acompañarlos. Entonces, en 10 años me veo comiendo asado y tomando mate debajo de un árbol. Porque uno tiene que aprender de los pequeños momentos, disfrutar de la vida y saber parar la pelota.” 

Desde la trinchera

Sokolowicz se reconocía como un perfeccionista. A la hora de trabajar, apuesta por el equipo más que por las individualidades. Sin embargo, la responsabilidad última no la comparte. “Siempre fui uno más en la trinchera, de los que prendían la luz y la apagaban. Pero, el primer bife, me lo tengo que comer yo. Las malas son mías; los logros, del equipo. Tener claro eso hace las cosas más fáciles. Cuando te ponés la camiseta de tu equipo, te lo devuelven. Yo juego de 5”, resumió su filosofía de trabajo. 

“Mucha gente se queda en el no saber hacer. Eso es estancarse. Me gusta desafiarlos, que hagan cosas nuevas. Evidentemente, al principio no siempre todo sale como uno quiere pero una vez que uno los ayuda, aprenden. Y eso me genera mucha pasión”, amplió y remató: “A mí me molesta que la gente venga a trabajar porque quiere cobrar un sueldo. Es lo mismo que en el deporte: me molesta cuando los jugadores no le ponen lo mejor de uno. En el fútbol, yo puedo estar perdiendo 10 a 0, pero no me importa: siempre voy a querer hacer un gol, y otro, y otro. Quiero, por lo menos empatar, no perder”. Tal actitud fue también la que le permitió ganar la pulseada cuando los médicos le detectaron cáncer, que, paso a paso, logró superar. “Hoy estoy vivo, porque además de la tremenda ayuda de mi familia, de amigos, de Dios, simplemente no quería perder”, destacó, agradecido.

El tesón se refleja también en su estilo de liderazgo. “Soy un dictador democrático”, definió entre risas. “Me gusta discutir pero, en los cinco minutos finales de una reunión, debe aparecer el que toma la decisión. Eso no quita que cualquier persona pueda venir y decirme que le parece que por ese camino no estamos yendo bien. Lo que yo le voy a pedir es que me explique con criterio por qué. Porque, en la mayoría de las situaciones, la mejor solución no es ni blanco ni negro sino un color intermedio.”

La formula del éxito

Más allá de la escasez de talento que el mercado en el que trabaja aduce año tras año, el analista de Sistemas por la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) identificó justamente la metodología de trabajo como una de las falencias que hoy atraviesa el sector. “Yo entiendo y creo que la gente tiene que ser partícipe del negocio. Y, muchas veces, eso no pasa. Cuando alguien, un programador, hace algo para un proyecto pero no sabe cuál es el contexto en el cual se enmarca su trabajo, el proyecto no termina de funcionar. Por eso, para mí, es importante poner al programador lo más cerca de la frontera del negocio”, comentó.

Con su metodología apostó a que las personas hagan propios los problemas que se les presentan. “Simplemente se esfuerzan más para solucionarlos y eso vale tanto para la generación Millennial como para cualquier otra”, indicó. A la hora de aportar ejemplos que prueben su teoría tiene con qué: recuerda la implementación de una solución para Banco Río, en su época de People Soft.

“Desde los Estados Unidos calculaban que se necesitarían no menos de siete meses a un año. Yo, perdido por perdido, fui a verlo al jefe y dije: `nosotros lo hacemos en tres meses´. Como él dudaba, ya que desde casa matriz la estimación era otra, le propuse un trato en forma de premio. Si lo terminámos a tiempo, nos íbamos todos a Miami y a un crucero por las Bahamas; si terminámos 15 días después de la fecha estipulada, el viaje iba a Bariloche, y si era más tarde, haríamos kayak en el Riachuelo.”

Paso seguido, el entonces gerente de Desarrollo, empapeló las oficinas de su equipo con imágenes de los distintos lugares que estaban en juego. Las 35 personas que trabajaban en el proyecto terminaron yendo a las Bahamas y Disney. “O sea, no era la plata, era el desafío y ser partícipes del riesgo. Por eso, mi fórmula es siempre tener dos zanahorias. Una para adelante y la otra para atrás. La de adelente, para motivar. ¿La de atrás? Para pinchar. Eso también se necesita cada tanto”, comentó entre risas.

La experiencia del desafío se repitió a lo largo de su carrera e incluyó un “duelo” con la mencionada Meg Whitman, cuando la hoy CEO de HP lideraba e-Bay. En 2001, MercadoLibre, a la que “Soko” había ingresado un año antes, acordó con e-Bay, hacerse cargo de la operación de iBazar, sitio de e-Commerce brasileño que era propiedad de la estadounidense. A cambio, la firma de Whitman se convertía en accionista principal de MercadoLibre, con un 19 por ciento, mientras ambas se repartían la operación de América latina.

“Cuando le dije a Marcos Galperín que podíamos a hacer la migración de iBazar en un mes, él lo consultó con Whitman. Ella le contestó: `Si a nosotros nos tomó siete meses realizar una operación similar en Italia o Inglaterra, realmente no creo que lo puedan hacer en tan poco tiempo´. Marcos volvió a mí y me lo comentó. Yo recalculé y me dí cuenta de que me había equivocado. Le dijó: `Tenés razón no es un mes son 23´. `¿Meses?´, dice Marcos. `No, días´, le respondo. Finalmente, fueron 24 días. Trabajábamos 24 horas. Hacíamos turnos para dormir, de 4 a 5 horas. Éramos como robots. Pero lo logramos. Lo lindo fue que pudimos demostrar que, cuando todos miraban a los Estados Unidos como referente, acá había talento que sabía superar cualquier desafío. Claro, de Río de Janeiro no vimos nada (ríe).”  

Sokolowicz dixit (un legado)

¿Una recomendación para un emprendedor que arranca?
Que tenga una cultura de equivocarse rápido. Si tiene alguna idea, que se saque las ganas. Si se equivoca, solo tiene que aprender del error y mejorarlo. Ser emprendedor es eso. 

¿Un consejo para un CIO o un gerente que esté a punto de serlo?
Que reconozca que el principal recurso es la gente. No es hardware, no es sistemas, es la gente. Entonces, hay que motivarlos e ir moviendo su vara para que crezcan. Porque, en la medida que todos suben, uno sube. Y eso genera muchísima satisfacción. 

¿Qué significa el CIO a la Trayectoria?
Me emocionó mucho por ser una elección de mis pares. Siendo un tipo no muy sociable. Refleja que si bien uno tiene que tener siempre un poco de suerte, vale ayudarla con entrenamiento, con esfuerzo.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

7 Comentarios

Daniel Roberts Reportar Responder

leí la nota, rescato un montón de párrafos, como incentivar al personal, el emprededurismo, etc, me encanto , gran nota.

cnougues Nougués Reportar Responder

Excelente nota y a la vez una gran pérdida, de, a la vista, un personaje con todas las letras.

Juan Pablo Ortiz Reportar Responder

Un Groso de Verdad.Gran Legado.QEPD

Segundo Desconocido Reportar Responder

Soy amigo de joa y conmigo siempre fuiste una increíble persona y muy humilde, así como con todos. Siempre poniendo buena onda a pesar de todo. Una lástima que se vaya gente como vos. Te vamos a extrañar

Paulino Seoane Reportar Responder

Que tristeza por favor, fui tu compañero de banco de UTN y amigos de la vida. Siempre te admire. Que perdida enorme ! Abrazo a toda tu familia

Cecilia Otamendi Reportar Responder

Inmensa persona! Gignate ser humano!

Notas Relacionadas