Negocios

Arrancaron con US$ 100, se llevó a dos ex MercadoLibre y hoy vale US$ 1.000 M

Se trata de Wildlife Studios, una de las desarrolladoras de videojuegos más importantes del planeta. Cuánta gente contrató desde el arranque de las medidas de aislación. Qué es lo que buscan.

15 de Junio 2020
Arrancaron con US$ 100, se llevó a dos ex MercadoLibre y hoy vale US$ 1.000 M

La pandemia global de coronavirus COVID-19 generó que miles de empresas de diferentes sectores tecnológicos agudicen sus lápices y rearmen sus estrategias para poder hacerle frente a los diferentes compromisos y obligaciones económicas.

En este contexto, un unicornio global que arribó al país hace algunos meses e intensificó su ritmo de reclutamiento con el objetivo de captar a los mejores talentos locales y seguir con su notable crecimiento.

Se trata de Wildlife Studios, uno de los desarrolladores videojuegos más grandes del mundo que, en febrero pasado, arribó a la Argentina y posee nuevas oficinas -a estrenar- en el Centro Empresarial Libertador, ubicado en el barrio porteño de Núñez.

En su última ronda de financiamiento, este gigante de origen brasileño que inició sus operaciones con apenas US$ 100, consiguió nada menos que u$s 60 millones, y se convirtió en un nuevo unicornio al alcanzar una valuación de US$ 1.300 millones.

La ronda de inversión Serie A fue liderada por el fondo estadounidense Benchmark Capital, el mismo grupo que le inyectó capital a Twitter, Snapchat, Uber y WeWork, entre otros gigantes.

Pero además de Benchmark, Wildlife Studios contó con el apoyo de otros cinco inversores ángeles: Hugo Barra, vicepresidente de Realidad Virtual de Facebook; Javier Olivan, gerente de Producto de Facebook; Micky Malka, socio de Ribbit Capital; Ric Elias, cofundador y CEO de Red Ventures; y Divesh Makan, socio de ICONIQ Capital.

Durante el período de aislamiento social obligatorio, en el contexto de la pandemia del COVID-19, Wildlife Studios experimentó un aumento que osciló entre el  40% y 50% en las descargas de sus juegos, permitiéndole registrar una de sus mejores semanas en la historia de la compañía en términos de facturación.

El arribo a la Argentina

La compañía de juegos móviles decidió expandir su alcance con búsqueda de nuevos talentos en América Latina y, principalmente, en la Argentina, en donde pretende desarrollar uno de sus más grandes centros de ingeniería.

Antes del inicio de la pandemia, Wildlife Studios tenía previsto abrir en el primer trimestre del año más de 100 vacantes para sus oficinas de Buenos Aires y San Pablo (Brasil). En total, contaba con 480 empleados a nivel global, pero ahora ya posee 620 personas trabajando. Es decir, sumó a 140 profesionales durante la cuarentena.

Específicamente en Argentina, la empresa reclutó un total de 19 talentos a su equipo en las últimas semanas de forma remota.

Las oficinas de Wildlife Studios en Brasil. En la Argentina son muy similares
pero aún no pudieron estrenarse a raíz de la pandemia global de coronavirus.

La mayoría de ellos se encuentran en puestos técnicos. Desde la empresa destacaron la incorporación de Martín Pozzer como Director de Ingeniería Senior, y que anteriormente trabajó más de 12 años en MercadoLibre.

Martín Pozzer, nuevo Director de Ingeniería Senior

En la empresa fundada por Marcos Galperin, Pozzer empezó su carrera como Asistente/Trainee Developer hasta alcanzar el puesto de Director Senior de Prevención de Fraude, en el cual dirigió al equipo encargado de las iniciativas de Machine Learning. Además, fue líder técnico en varios proyectos como single sign on, autenticación y autorización de APIs y otros productos relacionados con la seguridad.

Además de Pozzer, Wildlife también sumó a Ariel Jolo como Sr. Manager de Tech Branding de la compañía.

Previo a su incorporación a Wildlife, Jolo creó Sysarmy, la comunidad de sistemas. Además trae consigo la experiencia en dos empresas líderes de Silicon Valley, MuleSoft y Medallia, donde se desempeñó como Talent Marketing Manager y Employer Branding Manager, respectivamente. A su vez, es uno de los organizadores del evento tecnológico Nerdearla y también de AdminFest.

¿Qué necesitan?

La selección de personal se basa en perfiles disruptivos, mayormente, ingenieros de software, especialistas en Machine Learning y Data Scientists, entre otros, para integrarse al Área de Ingeniería y Data Science.

Actualmente, un puesto de Data Scientist recibe un salario de hasta $ 99.000 mensuales en la Argentina, según el sitio de búsqueda laboral Glassdoor.

Los interesados en formar parte del primer hub global de ingeniería de Wildlife Studios, deben pueden hacer click acá.

Darío Simonassi, VP de ingeniería de Wildlife Studios, explicó en que “la decisión de arribar a la Argentina fue estratégica”.

Buscamos aprovechar el potencial del talento nacional, con el objetivo de robustecer el negocio global desde una oficina local. Necesitamos expertos capaces de desarrollar algoritmos que automaticen procesos", detalló Darío Simonassi, con pasado como vicepresidente de Ingeniería y Desarrollo de Producto IT de MercadoLibre.

En la Argentina, la firma pretende concentrarse en la creación de software para optimizar la experiencia del usuario y la calidad de los juegos.

Pero además utilizarían los recursos para generación de soporte, realizar lanzamientos y ampliar los canales de distribución.

Desde la firma explicaron que aún no fue definido el monto final de la inversión que realizarán en el país al precisar que la inversión se incrementará a medida que escalen las operaciones, se expanda y consolide su estrategia en el largo plazo. En ese sentido, resaltaron que “no cuentan con ninguna restricción presupuestaria”.

Dentro de los puestos vacantes se encuentran: Data Scientist, Ingenieros en Backend, Tech Recruiters, Ingenieros en Site Reliability, Sr. Engineer Manager, Data Engineer, entre otras.

Según Glassdoor, algunos de los valores de sueldos actuales son los siguientes: Ingenieros de proyectos (Backend) $ 87.000; Senior Engineer Manager $ 245.000, y Data Engineer, $ 79.000.

La historia de Wildlife Studios

Con su arribo a la Argentina, Wildlife Studios se convirtió en el segundo unicornio brasileño instalado en el país, apenas por detrás de la desarrolladora de software TOTVS.

Pero la historia de Wildlife Studios comenzó lejos del éxito actual. En 2011, la firma nació en la cocina de los hermanos Víctor y Arthur Lazarte, dos jóvenes emprendedores, de 33 y 35 años, con una inversión formal de US$ 100.

Jonathan Leibiusky y Darío Simonassi, otros dos argentinos 
ya presentes en el desarrollo de Wildlife Studios en el país

De esa cocina, los hermanos Lazarte -exejecutivos de J.P. Morgan y Boston Consulting Group y con formación académica en Harvard Business School- pasaron a un pequeño estudio ubicado en la ciudad de San Pablo, donde Wildlife Studios comenzó llamándose TFG (Top Free Games).

Desde sus inicios, la empresa buscó mostrarse como una opción gratuita para los jugadores, a contramano de la mayoría, que desarrollaba ofertas de juegos pagos.

A pesar del incremento en las descargas, con el paso del tiempo, el hecho de que los juegos fueran gratuitos dejó de ser un diferencial en el mercado, por lo que los fundadores y el equipo directivo supieron que debían aportar un cambio.

“Llegó un momento que vieron que el crecimiento debía darse desde lo institucional, es por esto que los ejecutivos se propusieron crear una nueva marca. Una que representara a sus fundadores, su esencia, valores y metas. Buscaron que la marca fuera atractiva para jugadores, empleados y potenciales contratados en todo el mundo, representando nuestra naturaleza: somos jóvenes tenaces, dispuestos a correr riesgos para ser disruptivos y marcar tendencia en la industria de la tecnología. Lo lograron y así nació Wildlife”, explicó Simonassi.

Con esta visión, Wildlife Studios inició un lento camino hasta alcanzar el reconocimiento de la industria y el público en general.

De ese humilde origen, la empresa se convirtió en uno de los 10 mayores desarrolladores de videojuegos móviles del planeta.

¿Cómo lo hizo?

En ocho años, la firma lanzó más de 60 juegos, incluidos éxitos como Sniper 3D, Colorfy, War Machines, entre otros, ya fueron descargados por casi 2.000 millones de usuarios en 115 países.

Esto le permitió que en el transcurso de los últimos dos años, la empresa experimentara un crecimiento exponencial promedio de hasta 80% anual.

En 2019, Wildlife Studios sacó al mercado el juego Zooba, el cual se convirtió rápidamente en sensación dentro de los mobile gamers.

Pero este no fue el único éxito del año: también lanzó Tennis Clash, juego que obtuvo 300.000 descargas por día durante sus primeras semanas, posicionándose dentro del top 10 de juegos descargados en más de 150 países.

Asimismo, fue seleccionado por Google Play Store como uno de los 5 mejores juegos competitivos de 2019, consolidándose como uno de los juegos móviles más populares del mundo.

El año pasado, la empresa también consiguió duplicar la cantidad de descargas: entre 2011 y 2018 habían conseguido mil millones de descargas y en sólo 2019 obtuvieron la misma cantidad.

Los nuevos desafíos

Actualmente, Wildlife Studios posee unos 620 empleados en seis oficinas ubicadas alrededor del planeta: Dublín (Irlanda), San Pablo (Brasil), San Francisco (Estados Unidos), Irvine (Estados Unidos), Palo Alto (Estados Unidos), y Buenos Aires (Argentina). Pero la intención es contar con un plantilla de 800 empleados para fines de año.

Consciente de la escasa oferta de estos profesionales en el mercado laboral argentino, la firma pretende diferenciarse de la competencia y brindar una propuesta que resulte atractiva a los colaboradores.



¿Te gustó la nota?

Notas Relacionadas