*

Bitcoin (24h)
.91% Ars
67620.84
Bitcoin (24h)
.91% USA
3932.29
Bitcoin (24h)
.91% Eur
$3307.12
Negocios

A tasa cero: así las startups se financian con Blockchain sin recurrir a los bancos

Emiten sus propios activos digitales mediante una Oferta de Monedas Inicial, una ICO, para que cualquier persona interesada pueda comprarlos. Por PABLO LABARTA - 31 de Agosto 2017
A tasa cero: así las startups se financian con Blockchain sin recurrir a los bancos

Existe una nueva tendencia en el mundo de las criptomonedas: el financiamiento mediante una Oferta de Monedas Inicial, o ICO por sus siglas en inglés. Esta emisión de activos digitales, con un determinado uso dentro de una red de Blockchain, le permite a cualquier organización crear su propia divisa y así financiarse sin recurrir al mercado de capitales tradicional o a rondas de inversión que dependen de convencer a un fondo en particular.

Leer más: ¿Qué es blockchain, la tecnología que viene a revolucionar las finanzas?

Aunque las empresas podrían aprovechar esta herramienta para escalar su negocio y recolectar fondos sin perder su privacidad, en la mayoría de los casos son startups las que deciden usarla. Esto se debe a que está enfocada en el desarrollo de servicios descentralizados, un campo nuevo donde la infraestructura todavía es escasa y son necesarios conocimientos específicos para encarar un proyecto.

 

Emitir o no emitir

Bitcoin (BTC) fue la primera implementación de la tecnología de Blockchain. Esta última permite crear un registro permanente al ordenar la información en una cadena donde cada eslabón es validado de manera descentralizada por una comunidad de usuarios y no hay forma de modificar lo que ya está ahí. La cadena crece indefinidamente con cada operación y cada bloque nuevo sella todos los anteriores.

Pero Bitcoin no emitió sus monedas mediante una ICO, sino que los usuarios de la red colaboran con su mantenimiento a cambio de monedas. La primera en usar esta metodología fue la red Ethereum, una gran computadora descentralizada cuya moneda, el ether (ETH), sirve para pagar por su uso. “Entender las ICO es entender la existencia de servicios descentralizados donde un usuario que, por ejemplo, publica un contenido interesante es recompensado con la moneda de esa red”, explica Federico Ast, fundador de CrowdJury, una plataforma que utiliza blockchain para elegir jurados y emitirá tokens para identificarlos.

"Entender las ICO es entender la existencia de servicios descentralizados"

En 2014, Ethereum comenzó a vender ether entregando 2.000 ETH por cada BTC y juntó 25.000 bitcoins, que hoy equivalen a US$ 114 millones. Hoy, cada ether vale US$ 375 y los inversores que participaron en esa etapa temprana ganaron millones. Debido a casos de éxito como este –y también otros, como los de las empresas Aragon (US$ 25 millones), Bancor (US$ 153 millones) y Tezos (US$ 232 millones)-- comenzó una explosión de ICO con toda clase de startups y empresas. Hoy, se lanzan dos por día, pero la infraestructura todavía es precaria.

“Las ICO parten de una idea para un servicio o producto descentralizado y un white paper, una monografía que detalla una hipótesis de trabajo y el plan de la organización para solucionar el problema”, cuenta Juan Salviolo, el CEO de la plataforma de préstamos Wayniloans, y agrega: “ahí también definen cómo será la emisión de la moneda y a dónde será destinarán, 10% al desarrollo del producto, 20% a incentivar el uso de la red con empresas asociadas y demás”. El emprendedor explica que actualmente el ecosistema se encuentra en un estado “burbujeante” y que predominan los startups, algunos con proyectos interesantes y otros que simplemente especulan con el “boom” de las ICO como una versión inútil de Ethereum que recaudó US$ 40.000 al emitir una moneda que no sirve para nada.

A pesar de esto, cualquier empresa que desee trabajar un servicio descentralizado puede, en teoría, lanzar su propia ICO. Nadie se lo va a impedir y tampoco va a tener que presentar más papeles de los necesarios para convencer a sus inversores, reportes trimestrales de sus operaciones. Así, aunque su nombre suena a IPO, la sigla para Oferta Pública Inicial, está más cerca del Lejano Oeste que de Nueva York porque sus regulaciones son sumamente escasas y se parece más a una campaña de financiamiento colectivo, como Kickstarter o Idea.me, donde el éxito depende de la confianza y el marketing, no tanto de un proyecto realizable.

Leer más: Startup argentina convierte a blockchain en un escribano digital

“Todavía faltan algunos años para que funcione bien; la estructura para montar una ICO todavía no está homologada y falta desarrollo. Es por eso que muchos de los proyectos están relacionados con la expansión o la mejora de la infraestructura”, detalla Salviolo. Por ahora, los riesgos para los inversores son muchos y, según el experto, las organizaciones deben contar con un gran conocimiento de la tecnología para implementarla correctamente. “Es posible que, a medida que algunas empresas tengan éxito y otras fracasen, se produzca una especie de ‘purga’, quedando así solo los proyectos realizables. También es interesante que algunas empresas que trabajan con productos materiales estén usando la tecnología para escalar su negocio”, reflexiona el fundador de Wayniloans.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas