Labs

Lo dice la ciencia: para ser millonario no hace falta talento

La distribución de la riqueza suele seguir el patrón 80:20. Un nuevo estudio demuestra que el que más consigue no es el más inteligente. 24 de Agosto 2018
Lo dice la ciencia: para ser millonario no hace falta talento

La distribución de las riquezas sigue un patrón conocido como la regla 80:20, que se refiere a que 80 por ciento de estas pertenece al 20 por ciento de las personas. Es más, el año pasado un informe de Oxfam reveló que la fortuna de los ocho más ricos del mundo equivale a los 3.600 millones más pobres.

Esta distribución suele darse en todas la sociedades, sin importar su escala. El patrón fue ampliamente estudiado, pero en el caso de la riqueza se vuelve realmente controversial. ¿Por qué tan pocas personas tienen tanto dinero?

La respuesta más habitual es que se trata de una meritocracia en la cual se recompensa a los más inteligentes, los que más se esfuerzan. Pero la realidad es que la suerte tiene un impacto considerable. Mientras que la distribución de la riqueza sigue esta “ley”, la inteligencia no tiene extremos tan marcados. El IQ promedio es de 100, pero nadie tiene un IQ de 1.000 o 10.000 y lo mismo sucede con el esfuerzo, nadie trabaja mil millones de horas más que el resto.

Aún así, cuando se trata de la recompensa por el trabajo, algunos ganan miles de millones de veces más que otros, pero estos no son necesariamente más talentosos.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Catania, de Italia, liderado por Alessandro Pluchino, creó un modelo digital del talento humano y la forma en que las personas lo usan para aprovechar las oportunidades de la vida. Este les permite estudiar el peso de la suerte en el proceso. Lo que hacen es simular 40 años de trabajo durante los cuales cada sujeto tiene chance de encontrarse con situaciones que le permiten aumentar su fortuna.

El nuevo modelo logra reproducir con precisión la distribución del mundo real, pero los individuos más ricos no son los más talentosos. si bien deben contar con un mínimo de talento, son los más suertudos quienes acumulan las más grandes fortunas. “El de mayor éxito nunca coincide con el de mayor talento. Es evidente que la mayoría de los individuos exitosos son también los más suertudos”, señalan el investigador.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

4 Comentarios

Jose Mandolesi Reportar Responder

Sin lugar a dudas

Serapio Sergiovich Reportar Responder

Conclusión: los investigadores no tienen la menor idea de cómo hacerse rico. Por eso son investigadores...

sebastian C. Reportar Responder

El éxito de una persona no lo determina el tamaño de la cuenta bancaria. Las personas con mayor QI lo saben por eso tienen mayor QI

sebastian C. Reportar Responder

La suerte es la excusa de los fracasados

Notas Relacionadas