Labs

La historia del "musgo irlandés" que usan en el spray nasal del Conicet para combatir el virus

Barbijo electroestático: un spray nasal garantizaría la inmunidad al virus y ya se está probando en Argentina. 

10 de Septiembre 2020
La historia del "musgo irlandés" que usan en el spray nasal del Conicet para combatir el virus

Investigadores y científicos argentinos de la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA y del Hospital de Clínicas están probando un compuesto químico que tiene más de 600 años de antigüedad y podría ser clave para inhibir la entrada del virus al cuerpo.

El “musgo irlandés” se encuentra en la estructura celular de algunas algas de la especie Chondrus crispus. La sustancia es conocida como “carragenanos”: son polisacáridos (unión de muchos monosacáridos o azúcares) y son producidos por algunas algas rojas que fueron descubiertas hace más de 600 años en Carraghen, Irlanda. Seis décadas atrás comenzaron a probarse con éxito las propiedades antivirales del carragenano. 

Gracias a múltiples estudios, los científicos comprobaron su capacidad para inhibir diferentes virus como el virus de la gripe B, los tipos de herpes 1 y 2 virus, el virus de inmunodeficiencia humana, el papiloma humano, la gripe A H1N1, el dengue, el rinovirus, la hepatitis A, el enterovirus y algunos coronavirus.

Los científicos argentinos están probando un medicamento que inhibe el COVID-19 a través de la nariz que evitaría la propagación de la enfermedad en el cuerpo. El spray nasal sigue en fase de prueba y se busca comprobar si funciona específicamente para la pandemia de COVID-19.

Los carragenanos actúan como “una barrera eléctrica”. El spray actúa tapizando el epitelio de la nariz, con una especie de gelatina que actúa como barrera para atrapar al virus antes de entrar al organismo o cuando se libera desde una célula recientemente infectada. Como el principio activo es carragenina, el compuesto porta carga eléctrica negativa y previene la entrada de cargas positivas de partículas virales.

Las voces de los científicos: cómo funciona el spray nasal que inhibiría la entrada del virus al cuerpo

“Uno de los principales accesos de las partículas virales del SARS-CoV-2 al cuerpo humano es la vía nasofaríngea. Por esta razón, ser capaz de bloquear farmacológicamente este acceso, especialmente en poblaciones altamente expuestas a infecciones como el personal sanitario, podría ayudar a reducir el número de casos de COVID-19”, sostuvo el Conicet. Osvaldo Uchitel, Itatí Ibáñez, Juan Manuel Figueroa y Diana Jerusalinsky son los investigadores que llevan a cabo los ensayos. El spray nasal se aplica con un vaporizador y funciona como una barrera bloqueando la entrada del virus por el epitelio nasofaríngeo.

“Esos polisacáridos tienen cargas negativas y atrapan los virus, cuya cápside (el conjunto de proteínas que envuelven su material genético) tiene carga positiva. Cumpliría una doble función: actuar como una suerte de 'barbijo electroestático' y, por otro lado, bloquear la replicación del virus en la mucosa antes de su ingreso al sistema nervioso. Es decir, que esta valla de carrageninas podría absorber el coronavirus y disminuir la carga viral", explica Uchitel.

"Esto nos permite pensar que la carrageean, aplicada a través de aerosol nasal, puede tener dos objetivos diferentes en relación con SARS-CoV-2. Por un lado, detener la infección a través de la vía nasal en individuos sanos. Por otro lado, en el caso de pacientes infectados recién diagnosticados, puede evitar que las partículas virales liberadas por las células moribundas colonicen nuevas células, como el epitelio olfativo, y que permita que el patógeno se propague a nuevas vías", aseguró Osvaldo Uchitel, director científico del proyecto e investigador senior de CONICET en el 'Instituto de Fisiología, Biología Molecular y Neurociencias' (IFIBYNE, CONICET-UBA).

Los ensayos clínicos

Comenzaron a realizar dos ensayos clínicmos randomizados a doble ciego: eligieron dos grupos distribuidos al azar y ni los médicos ni los pacientes saben qué están siendo administrados. El spray está siendo probado en mayores de un año y embarazadas y es totalmente inocuo.

Los investigadores sostuvieron que no es su intención dar a conocer el ensayo y que las personas salgan a comprar el spray de manera masiva: “Queremos que los centros médicos se afilien rápidamente al protocolo para poder responder la pregunta de si esto sirve o no, probar la hipótesis”, sostuvieron.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas