Labs

El barbijo de Harvard que se prende cuando estás cerca de un infectado: cómo es y cuándo llega

Científicos investigan integrar un sensor en las máscaras protectoras para que informe de forma automática si una persona está contagiada. 

15 de Mayo 2020
El barbijo de Harvard que se prende cuando estás cerca de un infectado: cómo es y cuándo llega

Científicos del MIT y de Harvard trabajan para integrar un sensor en los barbijos para que detecten y emitan un alerta automático si la persona está contagiada o en contacto con COVID-19.

Hace seis años, un equipo del laboratorio de bioingeniería del MIT y Harvard une fuerzas para crear un sensor que pueda detectar la presencia del virus del Zika y Ébola. Hoy, investigan para adaptar este prototipo para servir la pandemia de coronavirus.

“Es de fácil uso, porque todos usamos barbijos en plena pandemia. Es un sistema más, que se complementa con otros mecanismos”, explicó Jim Collins, investigador del MIT. Los sensores serán capaces de detectar el virus a través de su genoma RNA o por la detección del ADN del virus.

Buscan incorporar un sensor en los barbijos que se active de forma rápida y automática por la respiración o a través de partículas de saliva, si la persona está infectada de SARS-CoV-2. Si da positivo, el sensor emite una alerta invisible al ojo humano pero visible, por ejemplo, con una luz fluorescente.

En las últimas semanas, su equipo estuvo probando la habilidad del sensor para detectar el virus con una pequeña muestra de saliva.

Los sensores necesitan dos cosas para ser activados: humedad, que nuestros cuerpos desprenden naturalmente a través de partículas respiratorias como moco o saliva. En segundo lugar, necesitan detectar la secuencia genética de un virus.

Esto podría facilitar la identificación de casos y contener uno de los grandes problemas de esta pandemia, el contagio comunitario.

“Los hospitales podrían utilizarlo para que los pacientes esperen mientras se realiza un diagnóstico previo”, aseveró el investigador del laboratorio de Bioingeniería del MIT.

El proyecto comenzó en 2014 y sigue en “las primeras etapas”: siguen experimentando con el diseño del barbijo y con la sensibilidad del sensor. Los investigadores del MIT y Harvard publicaron su investigación en la máscara en 2016, después de que adaptaron la tecnología para abordar el virus del Zika.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas