Labs

A Argentina le falta "la inmunidad del miedo": la razón poco conocida por la que la curva podría descontrolarse

¿Por qué fracasan todas las estrategias para frenar los contagios? Según un investigador, la respuesta no está en la medicina sino en la sociología.

02 de Septiembre 2020
A Argentina le falta "la inmunidad del miedo": la razón poco conocida por la que la curva podría descontrolarse

El Ministerio de Salud de la Nación reportó 428.239 casos positivos de COVID-19 en el país. Argentina se posiciona como el país con mayor tasa de positividad de COVID-19 en el mundo con un 54,1% de positividad. Desde el principio del brote de coronavirus en Argentina, el Ministerio propuso medidas para no saturar la capacidad del sistema sanitario y para aplanar la curva. La cuarentena obligatoria es “la única forma de bajar la cantidad de contagios y evitar que todos nos contagiemos a la vez”, según el Ministerio de Salud. Frente a la expansión de la pandemia en el país, el investigador y sociólogo Daniel Feierstein asegura que la respuesta no está en la medicina sino en la sociología. En un hilo de Twitter, el investigador del Conicet explicó por qué fracasan las estrategias para frenar contagios.

Feierstein es doctor en Ciencias Sociales, sociólogo, investigador y profesor de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF) y UBA. “El razonamiento es el siguiente: la gente no se banca más la cuarentena y la incumple igual. Por lo tanto, lo que debemos hacer para contener la ola de contagios es autorizar lo que de hecho ya se hace pero solicitando que se cuide y apelando a la "responsabilidad ciudadana". La premisa no es del todo incorrecta. La vuelta a fase 1 en julio demostró (siguiendo la curva de contagios) que efectivamente muchos no la cumplieron y que insistir por el camino de la prohibición no permitiría resultados positivos sin una inviable e inadmisible represión”, escribe.

Según el sociólogo, el problema de fondo no es que las personas salgan a trabajar, tomar una cerveza o hagan un asado en familia sino que “la población en una catástrofe no actúa según esa racionalidad ajustada a fines”. Daniel Feierstein sostiene que el accionar de la gente se ve atravesado por “acciones afectivas vinculadas a mecanismos de defensa psíquica como la negación y la proyección”.

Qué es “la negación y la proyección”

En cuanto a la negación, el sociólogo explica que “a cualquier sujeto le resulta difícil aceptar la posibilidad de su muerte o enfermedad y también la alteración de su vida cotidiana”.

Feierstein tomó de ejemplo a Italia y España, lugares en los que los gobiernos apelaron a la “responsabilidad ciudadana”: “Apelaron a una responsabilidad ciudadana abstracta sin tomar en cuenta la estructura psíquica real de las poblaciones a las que se dirigían y los efectos de décadas de un discurso neoliberal. Millones de personas continuaron haciendo actividades que debían cancelar”, sostuvo.

Los procesos de negación también existen en Argentina: “Para alguien en estado de negación decirle que vamos mejor, que abrimos actividades y que no habrá colapso es el mejor modo de lograr que ratifiquen la negación”, twitteó.

“El segundo riesgo es el de los sistemas de proyección, que busca encontrar a un responsable en el que descargar la frustración y el resentimiento generado por el temor al contagio o a la muerte”, escribió Feierstein en el medio Página12.

“Seguimos pensando seis meses después que los médicos pueden pronosticar comportamientos sociales y decidir las acciones políticas a partir de ello. Como si nos hubiesen encargado a los sociólogos elaborar la vacuna”, apuntó.

Por qué bajaron los casos en Italia y España, según el sociólogo

“R. Etchenique lo identificó con precisión: por la inmunidad de cagazo”, señaló. “El miedo de la gente pudo vencer al mecanismo de negación. Pero eso tampoco es permanente ni automático y los rebrotes lo demuestran. La negación es persistente. Y una forma de negación actual es pensar "tranquis, como en España bajó pero tienen un x% de infectados debe ser que el x% es la inmunidad de rebaño, apenas lleguemos a ese número va a bajar". Pero ni aquí ni allí funciona así”.

“Los principales enemigos son la negación y la proyección como en toda catástrofe. Y que eso no resuelve ni con camas ni con respiradores”, concluyó.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas