*

Gadgets

Más productos baratos pero menos empleo: cómo afectó al sector el arancel 0 en PC

La quita del arancel a las computadoras importadas reactivó la venta de los equipos corporativos. Sin embargo, las computadoras no bajaron tanto como se esperaba y las empresas son cautas a la hora de actualizar su hardware.

Por Cintia Perazo - 19 de Septiembre 2017
Más productos baratos pero menos empleo: cómo afectó al sector el arancel 0 en PC

Desde octubre del año pasado, cuando el gobierno anunció que se quitarían los aranceles de notebook, desktops y componentes para ensamble de equipos, el panorama para el sector de hardware comenzó a cambiar. "Luego del anuncio se postergaron las compras en el sector corporativo. El mercado de distribución reacciono con  un freno lógico en el ingreso de equipos durante el último trimestre de 2016 y el primero de 2017 ya que no era el momento de traer computadoras a precios caros. Lo que sucedió en ese intervalo fue que el canal vendió su stock de marcas locales con varias promociones. Así comenzó a acomodarse al nuevo escenario que se proponía de apertura para 2017", relata Sebastián Novoa, analista Senior de IDC.

Aunque el stock de equipos importados no apareció de inmediato, en mayo empezaron a ingresar los de las principales marcas internacionales, entre las que se destacan Dell, HP, Lenovo, Asus y Acer.

“Había compañías multinacionales que en nuestro país tenían dificultades para comprar equipos debido a la falta de stock, o por los altos costos que pagaban como consecuencia a la escasa oferta que hubo en el país entre  2013 y 2015”, recuerda el analista de IDC.

Pero hoy la situación ha cambiado. “Actualmente los portfolios de las marcas han mejorado. Hay más diversidad de productos y mejores precios en dólares. Tener un canal de distribución más competitivo hace que los valores sean más adecuados a los precios internacionales. Nuestras fuentes nos comentan que ven una demanda sostenida de hardware en el sector corporativos, al menos hasta octubre”, adelanta Novoa.

En cuanto al segmento de pequeñas y medianas empresas, el ejecutivo de IDC no observa un cambio tan importante de precios. “No bajaron un 35% por la eliminación de aranceles debido a que hay otros factores que influyen. Pero sí estamos viendo un cambio en el mix de productos y prestaciones, más acorde a lo que demandaban las organizaciones”, dice. Es que los nuevos equipos que ingresaron tienen mayor performance y mejor tecnología que el hardware que estaba disponible antes de la quita de arancel. Eso produjo que entraran mejores equipos y, por tanto, la reducción de precios no es en la misma proporción que la quita de arancel.

Pero, ¿cómo ven este nuevo escenario los principales fabricantes de hardware? Guido Ipszman, gerente general de Dell EMC para Argentina, Uruguay y Paraguay es contundente: “La baja de arancel, facilitó el acceso a últimas tecnologías y de calidad a aquellos que necesitaban renovación tecnológica. Con los mismos presupuestos acceden a más y  mejor calidad de productos, porque antes no había, o salían hasta un 40% más”.

Angélica Dávila, gerente de Marketing de Acer de América latina, coincide y agrega: "Nosotros adecuamos los precios al mercado local y, como resultado, hoy exhibimos un portafolio muy competitivo a nivel de tecnología, funciones y precio, que abarca un segmento de consumidores muy amplio".

Según Juan Martín, gerente general de Lenovo Argentina, los cambios y bajas en aranceles a la importación les dieron la posibilidad de introducir nuevos productos y tecnologías en la Argentina, equipos que en otras partes del mundo ya se comercializan. “El mercado está cambiando constantemente. Este año entre enero y mayo hubo un recupero general en ventas de un 6% y las computadoras crecieron en un 5% comparado con los resultados del año pasado. Además, estos productos hoy cuestan un 15% menos”, señala.

Desde HP también destacan que se amplió la oferta de productos locales gracias a las medidas tomadas por el gobierno actual. “Al haber una mayor oferta de productos, también aumentaron las posibilidades de encontrar equipos que respondan a las necesidades particulares de cada compañía. Por otro lado, permitió acceder a equipos tope de gama y de última generación a precios competitivos. Mientras que antes, para poder conseguir este tipo de productos era necesario viajar a otros países de la región. En otras palabras, los precios han bajado considerablemente en comparación del año pasado y las ventas han aumentado consecuentemente”, afirma  Martín Rodríguez, gerente de categoría de Cómputo Comercial de HP.

En el otro lado del ring (el de los fabricantes locales) Eduardo Carames, gerente de Ventas Corporativas en Exo, sostiene que aunque al comienzo se pensó que la entrada de equipos de marcas multinacionales afectaría las ventas de las empresas locales, no sucedió de esa manera. “Las multinacionales no pudieron cumplir con toda la demanda requerida por las compañías y algunos fabricantes locales salieron del juego. Esta situación favoreció a Exo, que sigue apostando al trabajo argentino en la producción y venta de equipos en todas las líneas de productos”, aclara.

Nicolás Mondovi, gerente de Ventas y Consumo de Banghó, concuerda con su colega y continúa: “Lo que sucedió desde el anuncio informal del gobierno, ocurrido en octubre de 2016, y la implementación oficial en abril de este año, fue una retracción del consumo relacionado con una esperanza del consumidor acerca de una señal de baja en los precios finales de productos informáticos”.

Aunque Mondovi acepta que los precios descendieron, agrega que no hubo un gran impacto en el precio final. “En lo que respecta a Banghó, la baja de arancel generó una disponibilidad de divisas que impactaron de manera positiva en lo que se refiera a ingreso de componentes. Por otro lado, creemos que cualquier decisión que beneficie el mercado y que incremente la competencia es saludable”, comenta.

Al mismo tiempo Carames destaca que Exo no ha desvinculado personal y que, además, está incorporando la producción de nuevas líneas de producto, como energías renovables (paneles solares), equipos de telemedicina, dispositivos de Internet de las cosas, impresoras 3D y terminales de autogestión.

 Banghó, en cambio, enfrentó una gran reestructuración desde el anuncio de la quita de arancel a las importaciones pasando de 1.000 empleados en agosto de 2015 a 380 este año. Desde esta empresa explican que la quita provocó una situación incompatible para la estrategia comercial de la marca, generando consecuencias negativas para el negocio. Por esta razón realizaron una implementación de una estrategia comercial mixta, que hoy incluye nuevas líneas de productos provenientes de Taiwán y otras con base productiva en la Ciudad de Buenos Aires.

“Fue un proceso muy duro, en el que tuvimos que tomar muchas decisiones difíciles, pero al final primó el compromiso que la marca tiene con los usuarios y se decidió reconfigurar el proceso de abastecimiento para continuar operando. Al ser una marca joven, contamos con la ventaja de que durante estos 11 años nos ajustamos a diferentes condiciones económicas obteniendo los mejores resultados gracias al compromiso con la calidad, que es uno de los principales motores del crecimiento de la marca. La clave está en la capacidad de responder y adaptarse rápidamente a las nuevas reglas del mercado”, sintetiza Mondovi.

Comprar en el exterior o no, esa es la cuestión

Aunque Dávila reconoce que aún los precios del exterior son más bajos que los locales se muestra optimista. "Si bien es cierto que la alta carga impositiva eleva los precios, el escenario actual es mucho más alentador tanto para empresas como nosotros, como para los consumidores y clientes en general", destaca.

El ejecutivo de HP también observa que aún se realizan compras en el exterior pero aclara que son muy puntuales. "Las empresas volvieron a comprar sus productos de IT en Argentina.  A nivel corporativo, comprar de forma local resulta positivo ya que se accede de forma más sencilla tanto al producto como al servicio posventa", dice.

Asunto de números

Al analizar la cantidad de computadoras corporativas ingresadas al país -sacando las que pertenecen al sector educativo- han crecido las móviles y decrecido las desktop. Según datos de IDC si se compara la primera mitad de 2016 con el mismo período de 2017 puede observarse un incremento en unidades de notebooks del 11% y una baja de desktop cercano a un 24%. "Esto está motivado, en parte, por la elección de compras de notebooks por parte de las empresas", explica Novoa.

En general la base instalada de computadoras en la Argentina tiene de cuatro a cinco años de antigüedad, según detalla Rodríguez de HP. "Ese lapso de tiempo ahora debería reducirse ya que se cuenta con mayor oferta, facilidad de adquisición y mejores costos, lo cual permite volver a invertir en IT renovando el parque informático. Ahora la expectativa de renovación es de ciclos de dos a tres años", estima.

Sobre este tema la gerente de Dell observa que hay muchas empresas aún esperando. "Quieren comprar equipos con estándar de calidad internacional, con mucha duración, muy poco service, y con tecnología que antes no de conseguía. Por ejemplo con procesadores de séptima generación", detalla.

El gerente general de Lenovo Argentina considera que aún hay mucho por desarrollar en el mercado corporativo local. "La competitividad de cada empresa depende también de la tecnología, por lo que una actualización es clave y determinante para seguir siendo líderes en el sector", afirma.

Mientras que el gerente general de Dell EMC señala que las corporaciones ya no tienen necesidad de comprar en el exterior. "Es que ya no hay restricciones para importar y los proveedores de tecnología pueden abastecer las demandas del mercado sin problemas", resalta.

Cuando llega el momento de hablar del futuro el gerente de HP no vacila: "Apuntamos a tener niveles de ventas acompañando el crecimiento del sector. Se proyectan volúmenes de mercado superiores a los resultados de los últimos cinco años". Sobre los equipos que más se demandan aclara que además de las notebooks tradicionales está creciendo la venta de equipos ultra delgados, con pantalla touch y los "2-en-1".

Los especialistas concuerdan con que "las fichas" ya empezaron a acomodarse en el tablero y, a medida que la disponibilidad deja de ser la principal arma frente la competencia, los clientes tienen espacio para analizar las diferentes propuestas tecnológicas y el precio que están dispuestos a pagar por ellas.

"De octubre 2016  a marzo  2017 el mercado se acomodó. Los distribuidores y canales vendieron su stock sin ver un  sobrestock hasta hoy. El panorama es positivo, pero posando nuestras miradas en 2018 vendrán nuevos desafíos ya que la demanda reprimida  no  abastecida debería ser menor que años anteriores. Las acciones de las principales marcas serán más de innovación y de lanzamientos para captar nuevos mercados", vaticina Novoa, de IDC.


Nota publicada en la edición del suplemento IT Business del 19 de septiembre de 2017.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas