'>
Gadgets

Aseguran que cargar la batería de forma inalámbrica “frita” tu smartphone

Medios especializados realizaron la curiosa advertencia. Otro estudio también cuestionó el método de 'carga rápida' de los dispositivos. Qué es lo que pasa y por qué conviene recargar nuestro equipo mediante el uso del tradicional cable.

12 de Agosto 2020
Aseguran que cargar la batería de forma inalámbrica “frita” tu smartphone

La pandemia global de coronavirus COVID-19 incrementó de forma exponencial el uso de smartphones, computadoras personales, notebooks, y tabletas, a partir de la necesidad de las personas de permanecer comunicados durante la cuarentena de la mejor manera posible.

En ese contexto, se potenció el uso de los celulares que, obviamente, debieron empezar a cargarse una mayor cantidad de veces a partir de las bajas continuas de su batería.

No obstante, en el transcurso de los últimos días trascendió un dato que generó sorpresa de inmediato, sobretodo, en aquellas personas que recargan la batería de sus dispositivos mediante un cargador inalámbrico.

La mayoría de los nuevos modelos de celulares ofrecen como una característica destacada la posibilidad de recargar la batería de forma inalámbrica que, en muchos casos, brinda una mayor comodidad y portabilidad.

Además, recargar la batería de este modo, permite a los usuarios seguir con el uso del equipo mientras se recarga su batería.

No obstante, una investigación demostró que cargar la batería de este modo es innecesario e, incluso, perjudica al dispositivo.

El problema

El sitio especializado OneZero realizó un estudio y descubrió que los smartphones tienden a gastar hasta el 47 % de energía cuando la batería es cargada de manera inalámbrica, respecto a un proceso de carga normal mediante un cable.

De acuerdo a FayerWayer, otro medio que reprodujo el descubrimiento, el estudio tenía por objetivo demostrar el desperdicio de energía de un teléfono (en el caso analizado era un Pixel 4), que fue cargado de 0 a 100 % utilizando distintas marcas de cargadores inalámbricos y otro con cable.

Según las conclusiones de los trabajos, los números realmente fueron impactantes. En ese sentido, se descubrió que el smartphone solo utilizó 21.01 Wh (Watt hora) al ser cargado de manera inalámbrica, mientras que cuando su energía fue restaurada con un cable se usó 14.26 Wh, confirmando una diferencia de consumo de más del 47%.

La conclusión

Los resultados del trabajo dejaron en claro que cuando se carga un teléfono de forma inalámbrica, el smartphone trabajará más durante este proceso, generará mayor calor y recolectará energía extra para poder llenar la batería, algo que no sucede de manera remota.

De todos modos, esta no fue la primera vez que se demostraron los problemas de energía que podría presentar un dispositivo móvil que fue cargado de manera inalámbrica. Tiempo atrás, otro estudio de Wireless Power Consortium ya había alertado sobre este inconveniente.

Problemas con la carga rápida

Asimismo, otro informe aseguró que cuando los equipos utilizan la función de “carga rápida" los componentes se degradan más rápido de lo esperado y acortan su vida útil.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Purdue, en los Estados Unidos, demostró que la carga rápida de las baterías de dispositivos degrada con mayor rapidez las baterías de ion de litio, al dañar sus componentes.

Según un comunicado publicado por la universidad, este estudio dirigido por Kejie Zhao, analizó a nivel microscópico mediante técnicas como los rayos X la degradación de los componentes de las baterías de ion de litio, utilizadas por dispositivos como computadoras personales, teléfonos móviles e, incluso, coches eléctricos.

A lo largo de los resultados, el estudio confirmó que la carga rápida de las baterías de los móviles actuales daña los electrodos de la batería, provocando que la misma se polarice y reduzca su capacidad de carga.

En ese sentido, los científicos explicaron que "cada vez que la batería se carga, los iones de litio van moviéndose hacia delante y hacia atrás entre un electrodo positivo y un electrodo negativo". “Al interactuar con las partículas de los electrodos, hace que se rompan o degraden a lo largo del tiempo”, añadieron.

Zhao detalló que "esta degradación heterogénea es más severa en electrodos más gruesos y durante las condiciones de carga rápida".

Por otro lado, en el relevamiento, los investigadores, mostraron la construcción de un modelo 3D del dispositivo para analizar cómo cambiaba la batería de litio cuando estaba cargada y cuando estaba descargada.

Mediante la ayuda de una máquina de rayos X conducida por Inteligencia Artificial (IA), escanearon cientos de partículas de los electrodos de la batería de litio a la vez, utilizando algoritmos de aprendizaje automático. De este modo, pudieron señalar las zonas dañadas de la batería.

Los investigadores concluyeron que, hasta el momento, no se encontró una solución para los problemas ocasionados por la carga rápida en las baterías.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas