Entreprenerds

Estos dos argentinos están atrás de un nuevo unicornio: facturan u$s 8 M y se le plantaron a OLX.

Dos jóvenes emprendedores locales fueron claves para que esta startup mexicana se transformara en un unicornio. Cómo lo consiguieron.

Por CARLOS ALTEA - 12 de Octubre 2020
Estos dos argentinos están atrás de un nuevo unicornio: facturan u$s 8 M y se le plantaron a OLX.

La pandemia global de coronavirus COVID-19 puso en jaque a miles de empresas alrededor del planeta que no habían iniciado con antelación la transformación digital de sus negocios.

Las medidas de aislamiento y distanciamiento social impuestas para prevenir la propagación del virus representaron un duro golpe a cada una de esas firmas y muchas de ellas debieron cerrar sus puertas.

Mientras algunas otras compañías se pusieron a trabajar a contra reloj para lanzar nuevos servicios y productos que les permitieron evitar reducir en el corto plazo el mayor porcentaje posible de sus ingresos, las empresas “nacidas digitalmente” comenzaron a despegar.

En ese sentido, buena parte de estas compañías, luego de un breve freno en el inicio de la cuarentena, consiguieron mejorar sus números y crecieron de forma exponencial.

En este contexto, dos jóvenes emprendedores argentinos consiguieron incluso, algo impensado: a partir del éxito de su startup fueron convocados por un gigante mexicano para unir fuerzas.

Lo que seguramente no pensaron en ese momento los argentinos Jaime Macaya y Juan Cruz de la Rúa es que gracias a ese “sí”, finalmente una startup nacida en México alcanzaría el status de “nuevo unicornio” al pasar a tener una valoración de mercado superior a los US$ 1.000 millones.

La historia de los emprendedores argentinos

Macaya, de 38 años, y De la Rúa, de 30, se conocieron como suele suceder en este tipo de casos por simple casualidad, al coincidir laboralmente en el unicornio OLX.

Luego de determinar que una idea en común podría tener éxito, dejaron sus puestos regionales que poseían en esta compañía y pusieron “manos a la obra”.

De este modo, en 2018, nació Checkars, un emprendimiento propio que tenía por objetivo “reinventar, con la ayuda de la tecnología, la experiencia de compra de autos usados” en la Argentina.

En diálogo con InfoTechnology, los jóvenes confiaron alguna vez que la idea de crear Checkars surgió de repente, cuando estaban cargo de la categoría de autos de OLX.

Por aquel entonces, los jóvenes identificaron que existía una oportunidad de mejorar la experiencia de comprar y vender un auto usado en el país, una instancia realmente estresante tanto para compradores como para aquellos que desean comercializar un vehículo.

Tras analizar cómo era este mercado, los argentinos descubrieron algunos modelos internacionales que estaban funcionando muy bien y se pusieron a estudiarlos con mayor detenimiento.

En España, en los Estados Unidos, y en el propio México, había algunos modelos muy interesantes.

Pero ambos debían tomar una decisión debido a que este estudio, les demandaba cada vez mayor cantidad de tiempo. Sus horas en OLX, estaban contadas.

El estudio

Luego de irse del unicornio, ambos pasaron entre cinco o seis meses estudiando los modelos y empezando a preparar qué debería tener el nuevo proyecto.

Para eso, decidieron empezar a comprar y vender autos de amigos y de familiares.

En ese período de tiempo, aprendieron a identificar cuáles eran los procesos que debían mejorar, pero sin perder de vista y entendiendo la legislación, los efectos impositivos, el modelo de negocio.

Pero también faltaba un paso fundamental: conseguir elevar el interés de inversores.

Macaya comentó que "al buscar inversores, sabíamos que hay smart money. No todo el capital es igual. Sumar apoyo de inversores con experiencia en el negocio, contactos en el mercado local y la posibilidad de que generen sinergia es incomparable", precisó.

El emprendedor tocó la puerta de Luis Ureta Sáenz Peña, ex CEO de Peugeot Citroën en Argentina y dos veces presidente de Adefa, la cámara que nuclea a las fabricantes de vehículos en el país.

Ureta Sáenz Peña llegó de la mano de su hijo, que con un master en Innovación y Emprendedorismo de la Universidad de Stanford decidió apoyar a Checkars a través del fondo Kuantiq Investments. Ambos entraron en la primera ronda de financiación de inversores privados estratégicos que aportó US$ 1 millón.

Los otros inversores también sumaron un amplio expertice. Arturo Simone, CEO de la importante RDA Renting, un experimentado administrador de flotas que aporta una solución estratégica para el negocio. En tanto, Matías Recchia, CEO de la app Iguanafix, que mucho sabe de escalar compañías en internet y aportó para el desarrollo tecnológico del sitio.

Esta inyección de capital le permitió a Macaya y De la Rua poner activa la página web de Checkars.

Solo en el primer mes, consiguieron realizar 10 ventas. El crecimiento, a partir de ahí fue constante. En solo dos años de funcionamiento, Checkars había superado sus propios (y ambiciosos) pronósticos de crecimiento: había realizado 1.500 transacciones y alcanzó una facturación anual de US$ 8 M en 2019.

Por aquel entonces Macaya explicó que Checkars “es justamente la contracara de OLX o Mercado Libre, que en verdad funcionan como motores de llegada”. }

“Somos dueños de nuestro propio inventario de autos, ofrece a los clientes un certificado de cobertura mecánica, la gestión de todos los trámites de transferencia y hasta el delivery a domicilio. Además, se suma la posibilidad de devolver el auto y recuperar la inversión si el comprador no quedó conforme con el vehículo”, remarcó.

Más inversión

Gracias a la buena performance de Checkars, apareció para Macaya y De la Rúa el respaldo de inversión del fondo Jaguar Ventures.

Además, ambos fundadores fueron seleccionados en enero de 2020 –previo a la pandemia- para ingresar al YCombinator, la aceleradora de empresas más prestigiosa del mundo.

Esta experiencia representó el factor decisivo que terminó de consolidar la formación de un equipo 50 profesionales con una fuerte experiencia en el ecommerce de autos usados.

Con la extensión de la cuarentena dispuesta por el Gobierno de Alberto Fernández, la gran mayoría de las concesionarias particulares redujo de forma considerable sus ventas pero Checkars consiguió mantenerla: multiplicaron por 6 sus ventas durante la pandemia.

Estos logros consiguieron atraer la mirada de Kavak.

La fusión

En agosto pasado, Checkars y la startup mexicana fusionaron sus fuerzas y apenas poco más de un mes después, Kavak se convirtió en la primera startup nacida en México.

“Entendimos claramente que en vez de defender el negocio propio, lo conveniente era unir talento para conformar junto a Kavak una operación regional capaz de transformar la experiencia de compra de autos usados en todo Latinoamérica”, añadió Macaya.

Checkars es la primera operación en Latinoamérica en la que Kavak encontró un equipo ya funcionando y con experiencia en la venta online de autos.

Con tan solo 4 años de operación, Kavak quedó valuada en más de US$ 1.150 millones gracias a su reciente ronda de inversión de capital, realizada en septiembre de 2020.

La startup mexicana, co-fundada en 2016 por el actual CEO de la compañía, Carlos García Ottati, en la Ciudad de México, inició su actividad con solo 3 vehículos.

Un año más tarde inauguró el centro de reacondicionamiento vehicular más grande de México, ubicado en Lerma, Estado de México.

Con un equipo que promedia los 29 años de edad, los fundadores de la compañía se propusieron brindar mayor seguridad y transparencia a todo el proceso de compra venta de autos.

Con la ayuda de la tecnología empezaron por facilitar todos los procesos y trámites, apoyados por un sistema de financiamiento y garantías personalizadas en la que cada cliente elige la opción más conveniente.

Este modelo generó un crecimiento exponencial de triple dígito y terminó respaldado por inversionistas de talla mundial como Softbank, Greenoaks, DST Global, Kaszek Ventures, QED investors, General Atlantic, entre otros. Actualmente es la empresa líder en la compra venta de autos seminuevos en México.

“Los recursos estarán enfocados en su mayoría en expandir el modelo de negocio en el corto y mediano plazo para que más Latinoamericanos puedan vivir la experiencia de comprar o vender un auto en Kavak. Dimos nuestro primer paso con nuestra llegada a Argentina en agosto 2020 y continuaremos con Brasil, que es el mercado de seminuevos más grande de la región”, puntualizó Carlos García, CEO de Kavak.

En su camino de crecimiento Kavak inició conversaciones con Checkars. En agosto de 2020, ambas compañías terminaron por fusionarse para dar lugar a la firma de compra venta de autos usados más grande de la región y así consolidar sus planes de expansión hacia otros países.

A partir de la fusión, Checkars consiguió unos US$ 10 millones para ampliar su operación local e instalar un hub tecnológico modelo para el desarrollo de software propio en Buenos Aires.

“Ahora la condición de unicornio nos acompañará en la expansión del negocio en la región. La visión transformadora que compartimos con Kavak, de hacer más sencilla la compra venta de autos en Latinoamérica con ayuda de la tecnología, nos anima a avanzar en el desarrollo de nuevas y mejores herramientas para que comprar un auto deje de ser un problema”, comentó Macaya.

Durante 2020, debido a la situación derivada de la pandemia sanitaria, tanto Checkars como Kavak lograron adaptar su modelo operativo para acercarse bajo las condiciones de distanciamiento social a sus clientes.

La compra online, la gestión digital de toda la documentación y el delivery a domicilio del vehículo a las 24hs de realizada la compra, permitieron superar las barreras planteadas por la pandemia y alcanzar un crecimiento superior al 100% en las ventas con respecto a 2019, y de esta manera encarar sus proyectos de expansión tanto nacional como internacional.

Actualmente, Kavak cuenta con más de 800 empleados y decenas de sucursales en México, en donde destacan los dos centros de reacondicionamiento vehicular más grandes del país, ubicados en Lerma, Estado de México y Guadalajara, Jalisco.

Planes en la Argentina

"Tenemos una ruta bien marcada de cuáles son nuestras prioridades. Mantenemos desde principio de este año, incluso antes de la llegada de la pandemia el objetivo de alcanzar las 200 unidades de venta de usados como promedio para 2020", remarcó Macaya.

El emprendedor también comentó "la instalación de un centro de reparación y reacondicionamiento propio, tal como Kavak los tiene en distintas ciudades de México. No tenemos la locación exacta pero estamos mirando distintos lugares en la Provincia de Buenos Aires".

Por último, el anuncio más reciente de la instalación de un hub tecnológico en Argentina para desarrollo de software es un desafío atrapante.

"Sostenemos que la innovación tecnológica es clave para nuestro negocio. Somos muy conscientes de que somos pioneros tecnológicos en un sector de la economía que si se compara con otros verticales de ecommerce, aún tiene muchas tareas pendientes para acercarse mejor a  los clientes. El objetivo de tener nuestro propio centro de desarrollo de software nos aseguraría avanzar más rápido y satisfacer al cliente con nuestros estándares de calidad", completó.



¿Te gustó la nota?

Notas Relacionadas