*

Entreprenerds

Empezó vendiendo alcohol: hoy trabaja con ML, Johnson y Bridgestone y factura US$ 40 M resolviendo este gran problema

Empezó haciendo delivery de bebidas alcohólicas pero vio el negocio en un nicho que no para de crecer: la logística de última milla. Hoy, sus parques multimarca juntan a empresas como MercadoLibre, Natura y Bridgestone. Y solo tiene 39 años.

05 de Julio 2020
DCIM\100MEDIA\DJI_0058.JPG

Los argentinos solemos sentirnos lejos de todas las grandes revoluciones tecnológicas en el mundo. Empresas como Amazon, FedEx y Ebay, por ejemplo, llegaron a revolucionar la manera de comprar en Internet hace más de 20 años.

Hoy, mueven más de de 3.000 millones de paquetes al año, unos de 30 paquetes por habitante al año en los Estados Unidos, según datos de Business Insider. En la Argentina, se calcula que, gracias a la logística eCommerce, se distribuirán más de 100 millones de paquetes en 2020.

La revolución local la empezó Mercado Libre en 1999 con su marketplace pero ya no es el único player: nuestro país está comenzando a ver los frutos de las empresas pioneras y hay cada vez más emprendimientos y Pymes dedicadas a la última milla.

Aunque solo tiene 39 años, Eduardo Bastitta (35) está entre los primeros en apostar a la logística de última milla. En 2009, fundó Plaza Logística, una compañía que lidera el desarrollo y operación de parques logísticos en el país. La empresa ya cuenta con 400.000m2 en infraestructura y brinda más de 2.000 empleos directos e indirectos. Cada parque logístico implica una comunidad de empresas que trabaja generando sinergias logísticas entre sí: todas dentro del parque logístico cuentan con un centro de distribución propio.

Plaza Logística se ocupa de generar infraestructuras comunes y brindar servicios de forma descentralizada para abaratar costos en los seis parques estratégicamente ubicados en la región metropolitana de Buenos Aires, permitiéndoles a sus clientes acceso directo a las principales autopistas del Gran Buenos Aires, con cercanía a Capital Federal y acceso directo a las vías del Mercosur. Están en Pacheco, Pilar, Tortugas, Echeverría, a 14km de Plaza de Mayo, Ciudad de Buenos Aires y en el Mercado Central. Entre sus principales clientes se encuentran Mercado Libre, SC Johnson & Son, Bridgestone, Kimberly Clark y Natura.

El parque logístico multicliente tiene sus beneficios y el país estuvo entre los primeros en aplicarlo. “La Argentina está a la vanguardia gracias a esto”, asegura Eduardo Bastitta, CEO de Plaza Logística. “Los parques logísticos que estamos desarrollando en el país son muy superiores a los de otros países occidentales”, agrega.

Desde 2019, Mercado Libre, el gigante de eCommerce argentino, opera en un centro de distribución de Plaza Logística ubicado en la zona del Mercado Central cuya construcción implicó una inversión en tecnología de $ 100 millones.

La apertura del centro permitió la clasificación automatizada de 300.000 paquetes al día. La empresa, además, invirtió $615 millones en el desarrollo inmobiliario y la construcción. “El centro de última generación será el corazón de una enorme red de distribución que desatará el potencial de un sector que va a traer desarrollo y empleo”, destaca Bastitta.

Pero la experiencia de Bastitta no siempre fue de la mano con la logística. El fundador y CEO tiene 39 años, estudió Administración y Dirección de Empresas en la Universidad Di Tella y comenzó a emprender en 2006, cuando tenía 25 años, con un delivery de bebidas alcoholicas que no funcionó porque, alega, “las cargas impositivas y  la competencia informal” lo dejaron fuera de juego. “Me voy del país”, dijo dándose por vencido en 2008. Su actual socio no lo dejó ir y juntos comenzaron a indagar en activos reales y en un sector tradicional. Se dieron cuenta que las empresas necesitaban infraestructura y consiguieron accionistas: cada uno puso inicial US$ 64.000 de capital inicial.

Luego de una gran desilusión, Plaza Logística se convertiría en la primera compañía del sector de logística en Latinoamérica en haber obtenido financiamiento directo por parte del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y del Overseas Private Investment Corporation (OPIC). Empezaste a emprender muy jóven. Pero fue un rubro no muy tradicional.

¿Por qué te decidiste por ese nicho, el del delivery de alcohol?

Fue mi primera gran frustración. En 2006, lanzamos un delivery de bebidas donde distribuía alcohol vestido de un “gangster” llamado Capone. No funcionó no porque la idea fuese mala, hay muchos que funcionan, pero la competencia es desleal, existe mucha informalidad. A los 27 años, junto a un amigo estadounidense, descubrí los depósitos logísticos y empresas que necesitaban infraestructura. Nos obsesionamos e invertimos ahí. Emitimos bonos verdes desde 2017 y nuestra recaudación es pública: somos la primera empresa argentina que emite “bonos verdes”, es decir, cuyo bono es destinado a proyectos sustentables. Este año proyectamos ganar US$ 40 millones. Los parques industriales multimarca son un estándar hoy pero no lo eran en 2009.

¿Tercerizar la distribución conviene en términos de costos?

Sí. Les ofrecemos a las empresas dejar sus galpones viejos para mudarse a un centro distribución con tecnología de última generación. Tenemos, incluso, una inversión fuerte en robótica industrial que estamos haciendo para clientes de los parques. Te diré que la pandemia no paró el proceso de inversión sino que lo aceleró. Y los costos de compartir son muy buenos: los parques industriales multimarca representan un ahorro de más del 15 por ciento de los costos de almacenamiento. El modelo de parque logístico garantiza mantenimiento, seguridad y limpieza; hay también un comedor centralizado, enfermería, taller mecánico, lavadero de camiones, sala de choferes, isla ecológica, centro de capacitación, seguridad compartida y también monitoreo inter-parque. Hay muchos otros actores en logística de última milla, con mucha espalda internacional.

¿Es posible para la Argentina poder competir con el mundo?

Nuestros proyectos son ambiciosos: tienen que ver con el largo plazo. En el mundo, las infraestructuras modernas vienen avanzando mucho, sobre todo en los últimos 25 años. Los parques logísticos que estamos desarrollando en Argentina son muy superiores a los del mundo desarrollado. En la Argentina, durante muchísimos años no hubo inversiones. Nosotros tuvimos la suerte de copiar las mejores prácticas del mundo y no repetir errores. Desde que arrancamos, nuestra meta es ser el principal proveedor regional de infraestructura logística. Venimos postergando la expansión a toda la región. Conseguir un financiamiento para una inversión de esta envergadura toma mucho tiempo. La Argentina es difícil: estamos lidiando con los avatares que nos van enfrentando día a día. Las inversiones en robótica industrial y en tecnología de punta para parques industriales es algo que están haciendo otras empresas de logística del sector.

¿Por qué decís que la Argentina puede liderar?

Dentro del sector de la logística, la sinergia entre empresas es el próximo paso. En eso creo, lo vimos antes que otros países. Tiene beneficios múltiples: hay menos impacto ambiental, hay socialización de los costos, se pueden acceder a servicios diferenciados. La logística de última milla es uno de los grandes problemas de las empresas de eCommerce y solo con inversiones fuertes vamos a lograr un sector más eficiente preparado para los obstáculos del futuro.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas