*

Entreprenerds

Decían que no podía, pero se convirtió en la "mami albañil": las marcas la aman

Rompió los moldes y se convirtió en la primera albañil famosa del país. Cómo hizo.

Por Hernán Panessi - 15 de Mayo 2019
Decían que no podía, pero se convirtió en la "mami albañil": las marcas la aman

De primera, uno podría suponer que un espacio dominado por las poses, las frivolidades y la veneración de la belleza física no maridaría muy bien con la albañilería. Pero, para cancelar ese postulado, ahí anda Mami Albañil rompiéndola en Instagram, con sus 174 mil seguidores, con sus contratos con Sinteplast, Sodimac, Black and Decker, Durlock y demás marcas de grifos, cocinas y cerámicas y, asimismo, con toda su impronta de empoderamiento femenino. “Me resulta terapéutico descascarar una pared y aplicar microcemento con la llana”, sorprende Mami Albañil, el alias digital de Bernardita Siutti.

Cuando Bernardita arrancó, pensaba que no la iba a seguir nadie, que su contenido no iba a despertar interés, que todo podía quedar repiqueteando en un chiste y nada más. “Un día, estábamos en un asado con amigos y me gastaban: ¿¡Qué te haces la albañil!?” Para ese momento tenía una empresa que alquilaba casas para filmar. Y ahí, sin más, prometió vengarse de sus amigos con una cuenta de Instagram a la que, según aventuraba, seguiría todo el mundo. “Por dentro, ni yo me tenía fe”, confiesa. “La empresa de alquiler de casas la vendí cuando me di cuenta que no podía hacer las dos cosas a la vez”.

De espíritu autodidacta, Mami Albañil tomó la posta de la reparación hogareña porque, en rigor, nunca disfrutó depender de nadie. “No me gusta esperar a que el albañil se digne a venir y bancar días para poder pintar una pared”, dice. Y entre su público más fiel, un 91% de mujeres. “Creo que lo que me diferencia es que trato de darle humor a un rubro que para una mujer tiene mala prensa o puede llegar a parecerle aburrido”, revuelve. Su perfil mediático levantó tanto que sus consejos llegarán al papel: escribió un libro que saldrá vía Editorial Planeta.

Dentro de sus contenidos más populares se encuentra un tutorial que hizo para combatir la humedad de los cimientos. “Tuvo muchísimas reproducciones y mucha repercusión”, comenta. Así las cosas, Mami Albañil logró encontrarle la vuelta a la generación de material albañileril y, hoy por hoy, vive de Instagram. De su boca: “Con lo que hago puedo mantener mi casa y a mis 3 hijas”. Igual, confiesa que no le resulta tan sencillo encontrarle la vuelta a ciertas promociones y publicidades: “Es un rubro que es difícil que tengan presencia en redes y la verdad es que es complejo promocionar una lata de pintura o una bolsa de cemento”.

En nuestro país, no existen cuentas que manejen una dinámica similar y, por eso, Mami Albañil se erige como una referente en tutoriales para mejorar, tunear y reparar el hogar. “Sin querer, creo que lo que hago inspira a muchísimas mujeres a poder hacer los arreglos ellas mismas, a animarse a cambiar una grifería o a conectar una lámpara”, desliza. “Se generó un ejército de albañiles por todo el país”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas

Shopping