Entreprenerds

Córdoba, el refugio a “lo Uruguay” de las empresas argentinas: las tientan con bajos impuestos

La provincia fue pionera en impulsar el desarrollo de software para generar empleo y hoy continúa con políticas activas para atraer empresas, recursos y promover emprendimientos. Qué ofrece.

Por ALEJANDRA BERESOVSKY - 27 de Octubre 2020
Córdoba, el refugio a “lo Uruguay” de las empresas argentinas: las tientan con bajos impuestos

En 1999, el flamante gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, sorprendía a los empresarios locales al informarles que estaba en tratativas con la empresa Motorola para que abriera una planta en la provincia. El esfuerzo por atraerla se tradujo dos años después en la radicación de la multinacional, a la que se le otorgaron importantes beneficios para su instalación. Era una táctica para captar la mirada de las firmas de un sector que no solo es mano de obra intensivo, sino que genera fundamentalmente puestos de trabajo calificados y bien remunerados. 

De la Sota dobló la apuesta: declaró al software industria antes de que se ideara la ley nacional de promoción. De esa manera, en la provincia mediterránea las compañías podían acogerse al régimen que establece descuentos de hasta el 100% en los impuestos a los Ingresos Brutos, a los Sellos y a los inmuebles.

Además de las medidas oficiales, el propio sector buscó impulso con alianzas y vinculaciones estratégicas y así se formó el Córdoba Technology Cluster, que en 2021 cumplirá 20 años y que está formado por firmas que compiten entre sí (por clientes y por recursos humanos), pero que también cooperan para buscar beneficios y ventajas para todas.  

En 2010, el Ministerio de Industria de la Provincia aspiraba a que la actividad facturara $ 4000 millones en 2020. Inflación mediante, el objetivo fue superado con creces: en 2019, sus ingresos fueron de $ 27.249 millones, según el Monitor Estadístico TIC 2020, que elabora la consultora Economic Trends para el Córdoba Technology Cluster. Para poder hacer una comparación, Economic Trends midió la facturación de 2015 y de 2019 en moneda constante (es decir, sin el efecto de la inflación): medidos así, los ingresos pasaron de $ 3539 millones a $ 6753 millones en un lustro.

Pese al efecto de la crisis sanitaria en sus cuentas, el sector no paralizó incorporaciones de personal. Hasta julio (y también sin tener en cuenta a las multinacionales), las compañías de software tenían 12.746 recursos humanos, al tiempo que mantenían búsquedas activas de 2.104 y aseguran que contratarían a más de 3.500. 

El gobierno provincial quiere seguir sumando incentivos al sector. Por caso, se espera la elaboración de una Ley de Economía del Conocimiento que añada beneficios locales a la que se aprobó a nivel nacional. Además, junto a las entidades empresariales y a los centros educativos, busca resolver la falta de disponibilidad de recurso humano calificado con programas específicos de formación de corto plazo.

"Fue la primera provincia del país que equiparó el desarrollo de software con industria, mucho antes de la ley nacional de promoción y hoy hay más de 500 empresas del sector TIC y representan 15.000 puestos de trabajo", resume el ministro de Ciencia y Tecnología provincial, Pablo De Chiara, a El Cronista. El funcionario asegura que la clave del crecimiento en estos años fue la presencia de 12 universidades, actoras también de un ecosistema que integra tanto al ámbito público, como a las empresas y las entidades que las nuclean.

Hay otros ministerios y organismos oficiales que trabajan en iniciativas que contribuyen a impulsar la actividad, como las carteras de Educación, de Industria, Comercio y Minería y la Secretaría de Equidad y Promoción del Empleo, que -junto con el Córdoba Technology Cluster- lanzaron el Programa de Inserción Laboral y Capacitación en Nuevas Tecnologías (Clip) para crear oportunidades de trabajo.

A este apoyo se suma el que dan las agencias de conformación mixta (público-privadas) que asisten al ámbito productivo, como ProCórdoba (que promueve exportaciones) e Innovar y Emprender (que fomenta proyectos). 

Fernando Sibilla, secretario de Industria de la Provincia, destaca esta "sensibilización" del Gobierno en sus distintas áreas hacia el rubro como uno de los factores de estímulo, al tiempo que remarca el efecto de las instancias de participación mixta. "Córdoba tiene una vocación de articulación público-privada muy interesante, es una ventaja comparativa de la provincia", resumió.

Sobre este punto coincide Mario Barra, vocal del Córdoba Technology Cluster y presidente de la empresa de desarrollo de software Vates, quien también remarca la inclinación de las empresas a actuar de manera colaborativa. "Trabajar en cooperación no es algo común, y esta cultura de cluster se impuso cuando se formó el Córdoba Technology, en 2001", opina.

Perfil industrial

Para Sibilla, el crecimiento del sector de nuevas tecnologías en la provincia fue modificando el perfil industrial de Córdoba. "Hace 100 años, esta era una provincia molinera y cementera; hace 70, era fuerte la producción automotriz. Hace 20 años, el desarrollo de software no tenía peso, pero ahora participa con entre el 8% y el 9% de la generación de empleo industrial", grafica. Y apunta que, junto con el complejo automotor, la agroindustria y el sector turístico, hoy es parte de los cuatro "grandes verticales" productivos. 

Sin embargo, Sibilla aclara que, "además de ser un importante vertical, atraviesa de manera horizontal a múltiples actividades" y cita, por caso, la agrotecnología. "Estamos haciendo un trabajo para articular esos sectores", afirma.

Barra anticipa una expansión en el interior provincial. De hecho, además de la capital, ya hay clusters tecnológicos en otras ciudades grandes, como San Francisco, Villa María y Río Cuarto. 

Una ventaja difícil de medir, pero que destacan distintos actores, es la de la calidad de vida. "En Córdoba, en 30 minutos estás en un lugar hermoso y para estas industrias, en las que la creatividad es importante, eso es un atractivo", afirma De Chiara.

Junto al "desempleo cero", uno de los aspectos que enfatizan quienes promueven las carreras universitarias afines, es el del salario. "El salario mínimo ronda los $ 60.000", afirma Pablo Gigy, presidente del Córdoba Technology Cluster. Asimismo, se impone el trabajo en blanco. "Más aún con los regímenes de promoción. Hoy, si no se ofrece empleo registrado, no se puede competir", añade.

La pelea por el recurso humano es importante, sobre todo porque, aunque hay empresas locales de entre 500 y 700 trabajadores, el promedio de las plantillas es de entre 20 y 25 empleados. "En todo el país este es un sector de pymes", asegura Gigy.

Junto con Mercado Libre, Globant es uno de los unicornios que eligió a Córdoba para continuar su expansión en 2009. La firma llegó de la mano de un cordobés que en ese momento estaba radicado en Buenos Aires, Gabriel Allasia, quien hoy lidera un equipo de 600 personas. "Era muy desafiante abrir una operación desde cero", cuenta Allasia, quien asegura que la instalación no tuvo que ver con los beneficios fiscales. "La decisión se tomó por el volumen de talento", agrega. "Nos inclinamos por personas de aprendizaje rápido, de autonomía, curiosas, que puedan crecer profesionalmente", concluye.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas