*

Conexión Geek

Fin al símbolo peronista más famoso: qué pasó y por qué es peligroso

Expertos chinos en ciberseguridad alertan por la posibilidad de que se hagan con las huellas dactilares a partir de las fotos con la "V de la victoria".

19 de Septiembre 2019
Fin al símbolo peronista más famoso: qué pasó y por qué es peligroso

El signo de la victoria se hizo famoso durante la Segunda Guerra Mundial. Lo creó el jurista y político belga Victor de Lavaleye, que entre 1940 y 1944 dirigió desde Londres las emisiones radiofónicas de la BBC en lengua francesa con destino a la Bélgica ocupada.

Como era fácil de dibujar o expresar -un simple gesto con los dedos o dos simples trazos sobre una pared-, fue un éxito inmediato. En junio de 1941 los responsables de la BBC iniciaron la campaña "V for Victory", en la que alentaron la utilización del símbolo de De Lavaleye.

El 19 de julio, Winston Churchill la comenzó a realizar -aunque al principio la hacía al reves-. El francés Charles de Gaulle la utilizó en todos sus discursos desde 1942 hasta 1969, cuando terminó su carrera política. 

En la Argentina, con lo que terminaría por ser una ironía histórica, los candidatos de la Unión Democrática la utilizaron. Pero cuando Juan Domingo Perón regreso al país el 17 de noviembre de 1972, la señal pasó a ser un signo de victoria del justicialismo, según se lee en el sitio Artepoltica.

Winton Churchill.

Al día de hoy, y con la campaña electoral al rojo vivo, las imágenes de los kirchneristas haciendo la V, desde Alberto y Cristina Fernández, no cesan de aparecer fotografías con la V de la victoria tan famosa.

Sin embargo, todo esto puede estar cerca de terminar. De acuerdo a una investigación, si los dedos están muy cerca de la cámara puede ocurrir que personas inescrupulosas roben la huella.

Según Zhang Wei, vicedirector de Shanghai Information Security Trade Association, hay imágenes con este gesto que muestran los dedos cerca de la lente de la cámara lo que puede resultar en una visión perfecta de la huella dactilar.

De hecho, agrega Wei, lo ideal sería que las fotos con esta pose sean realizadas a una distancia mayor a tres metros, según consigna Thepaper.com. Las fotografías realizadas a una distancia inferior pueden ser vulnerables y, por lo tanto, no deberían publicarse en internet.

¿Sueñan los presidentes con ministros eléctricos?

Es el juego de las sillas pero al revés: todos corren para evitar sentarse en ella. Hablo de esa enclenque poltrona imaginaria que ocupa el ministro de Economía (ahora es de Hacienda , lo sé).

Puntualmente, de acuerdo a expertos en ciberseguridad citados por Business Insider, una imagen de estas características tomada dentro de un radio de 1,5 metros podría llevar a la captura del 100% de las huellas dactilares de casi cualquier persona. Y si la distancia es de entre 1,5 y 3 metros, podría obtenerse hasta el 50% de la huella.

Con la huella, los delincuentes podrían hacer réplicas y utilizarlas en dispositivos de control de identidad como los sistemas de acceso a edificios y los nuevos sistemas de pago que cada vez están más en boga.

Héctor J. Cámpora en 1973.

Hay personas, sin embargo, que estarían a salvo de este problema: por problemas en la piel sus huellas no pueden ser replicadas. Pero esto no es común. 

Conviene entonces verificar que las huellas no se vean tan claras en cualquier foto que uno suba a las redes sociales en caso que se vean las manos. Para chequearlo, expertos consultados por el South China Morning Post recomiendan hacer zoom en la huella dactilar.

Este es un caso en el que la inteligencia artificial podría complicar la vida de las personas, ya que sería la herramienta utilizada para realizar la copia de las huellas.



¿Te gustó la nota?

Notas Relacionadas

Shopping